[ACTUALIZACIÓN] Teniente que dejó morir a su perro policía encerrado en una patrulla caliente ya había matado otro perro k9


Lo que parecía ser un acto de negligencia involuntaria del ahora ex agente que dejó a su perro policía encerrado en una patrulla a más de 32°C durante 3 horas la semana pasada, ahora sale a la luz que ya había matado a otro perro policía en el pasado.


Como informamos hace unos días, el teniente de la Escuela de Policía del condado de Cherokee en Georgia renunció la semana pasada después de dejar morir a su perro policía Inka de cuatro años de edad, dentro de su patrulla porque según él, se olvidó de sacarlo.


El miércoles, el ex oficial Daniel Peabody, de 50 años, fue detenido en relación con la muerte de Inka y ahora se enfrenta a cargos por la muerte de otro perro policía al que mató a tiros en 2012,  AJCNews. 


Según el Alguacil de Cherokee, Ron Hunton, dijo que al iniciar la investigación sobre la muerte de Inka se encontraron registros de que otro perro policía llamado Dale que fue asignado a Peabody de 2007 a 2012 cuando vivía en el condado de Paulding, murió de varios tiros. 

Puede leer[CRIMEN]  Perro policía muere terriblemente luego de estar encerrado en una patrulla a más de 32°C durante 3 horas




El testimonio original de Peabody sobre la muerte de Dale, indicó que el perro se había ahogado con un juguete, pero cuando los agentes habían estado buscando la casa de Peabody después de la muerte del Inka, encontraron los restos de otro perro. 

Ahora, un veterinario forense está tratando de identificar la raza y la causa de la muerte de ese perro.

En cuanto a la muerte del Inka, la Oficina del Alguacil y la Oficina del Sheriff de Cherokee en Georgia, explicaron lo que en un primer momento fue lo que originó la muerte de Inka. 

El perro y su guía llegaron a casa a las 4:15 pm y se informó que Peabody había entrado en su casa para "hacer frente a otro perro." 

El auto patrulla no estaba equipado con un sistema de alarma de calor. A las 7:00, el ex agente supuestamente recordó recién que Inka todavía estaba afuera en el coche patrulla donde se registraron temperaturas superiores a los 32°c. Trágicamente, Inka ya estaba muerto en el asiento trasero del vehículo.

El trabajo de Inka estaba relacionado con la Junta de Educación del Condado de Cherokee y era utilizado para disuadir a la posesión, uso y venta de sustancias ilegales en las escuelas. Ahora se ha ordenado una necropsia para determinar la causa exacta de la muerte de este inocente por culpa de Peabody.


Peabody fue trasladado al Centro de Detención de Adultos del Condado de Cherokee por cargos de crueldad agravada a los animales y hacer una declaración falsa a los investigadores.

Como lo dijimos anteriormente, la responsabilidad directa en la asignación de un perro a un policía es de la institución y está claro que no se han informado de los antecedentes ni la condición mental del agente como corresponde y ahora hay otra víctima que lamentar que sin ningún problema podría ser humana también. 

Estamos en contra del uso de perros, caballos o cualquier otro animal para acciones de contingencia, respaldo en operativos y demás acciones que los lleven a una muerte segura. 

La tecnología hoy ofrece muchas alternativas y en muchas partes del mundo no se usan animales y sin embargo los agentes cumplen con su función de servidores públicos y defensores de la ley sin ningún problema. 

Si desea conocer más sobre las manifestaciones en contra del maltrato hacia los animales, así como movilizaciones por sus derechos puede dar clic aquí

Ayudamos con tu difusión y únete a nuestra comunidad animalista:

Image and video hosting by TinyPic
Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

¡Suscríbete y entérate primero de todas nuestras últimas novedades en tu bandeja de correo de forma totalmente gratuita y segura!:

seamosmasanimales