Tener un perro está vinculado a un menor riesgo de muerte, según un nuevo importante estudio

Tener un perro en nuestra familia se asocia con un riesgo significativamente menor de enfermedades cardiovasculares y muerte, de acuerdo con un nuevo estudio exhaustivo publicado por un equipo de investigadores suecos el último viernes en la revista Scientific Reports.

Los científicos dieron seguimiento a 3.4 millones de personas durante 12 años y encontraron que los adultos que viven solos y tienen un perro tenían 33 por ciento menos probabilidades de morir durante el estudio que los adultos que viven solos sin perros. Además, los adultos solteros con perros también eran 36 por ciento menos propensos a morir de enfermedades cardiovasculares.

Tener un perro fue especialmente destacado como un factor protector en las personas que viven solas, que es un grupo del que se informó anteriormente que estaban con mayor riesgo de alguna enfermedad cardiovascular y muerte que los que viven en un hogar con varias personas,” dijo la Dra. Mwenya Mubanga, quien está haciendo un doctorado en la Universidad de Uppsala en Uppsala, Suecia, y es la principal autora junior del estudio, en una declaración a la prensa que anunciaba sus importantes hallazgos.

El vínculo entre la tenencia de perros y una mortalidad más baja fue menos pronunciado en los adultos que vivían con otros miembros de su familia o parejas, pero todavía representaba una mejora en la calidad de vida, según el estudio.

Posiblemente un perro puede ser un miembro importante de la familia en los hogares de solteros“, agregó Mubanga.

El estudio, que es el más grande realizado hasta la fecha sobre las implicaciones para la salud al poseer un perro, sugirió que algunas de las razones por las que los dueños de perros pueden tienen un menor riesgo de mortalidad y enfermedades cardiovasculares es porque los dueños caminan más con sus perros cuando los sacan a pasear.

Este tipo de estudios epidemiológicos buscan asociaciones en grandes poblaciones, pero no proporcionan respuestas directas sobre si los perros podrían proteger de las enfermedades cardiovasculares y cómo podrían hacerlo“, apuntó en una declaración el Dr. Tove Fall, autor principal del estudio y profesor de la Universidad de Uppsala.

Sabemos que los dueños de perros en general tienen un mayor nivel de actividad física, lo que podría ser una explicación a los resultados observados,” añadió Fall. Otras explicaciones incluyen un mayor bienestar y contacto social o los efectos del perro sobre el microbioma bacteriano en el dueño.

Fall añadió que debido a que todos los participantes del estudio eran suecos, los resultados se aplican más estrechamente a los dueños de perros en Suecia u otras poblaciones europeas con una cultura similar en cuanto a la tenencia de perros; sin embargo, cabe resaltar que la conducta de los canes no tiene importantes variaciones alrededor del mundo.

Para finalizar, debemos de agregar que el factor emocional es un punto más que importante en el bienestar de las personas. Cada persona que tiene un amigo canino a su lado tiene también una motivación para vivir de una forma diferente que una persona sola.

Lo que queda en claro es que motivos sobran para tener un perro como miembro de nuestra familia; por esa razón, la adopción de un amigo sin hogar no sólo puede salvar una vida, sino también mejora la nuestra con el más puro amor.

Ayuda a transmitir la información y generar conciencia compartiendo en:

Agregue un comentario