[INESPERADO] Oso destruye una camioneta, se choca y defeca en su interior

Los vecinos de la localidad y sus autoridades no podían creer lo que el oso al volante hizo que más parecía una escena sacada de la película Rápidos y Furiosos.

¿Te imaginas despertar un día y ver que un auto está siendo robado?, ahora, amplía mucho más tu imaginación y piensa en la sorpresa que te llevarías si el ladrón resulta ser un ¡oso! ¿Lo crees imposible? Pues no, y fue precisamente eso lo que le ocurrió a Ron Cornelius.

El hombre que vive en La Plata County, en Colorado, (Estados Unidos) se despertó sobresaltado a las 5 de la mañana del último martes luego de escuchar un fuerte ruido.

Ron Cornelius

Rápidamente, Ron salió al jardín y descubrió que alguien había intentado robar el Subaru SUV de su vecino, pero en su huida se había estrellado contra su casa.

Cuando llegaron los agentes vieron que el vehículo tenía la puerta estaba abierta y al acercarse para revisar su interior, realmente quedaron impactados.

Ron Cornelius

El ‘ladrón’ antes de su rápida huida había arrancado el volante y la radio, pero no se los había llevado. También había roto el parabrisas trasero y había dejado su excremento en el asiento del conductor.

Semejante destrucción no podría haber sido realizada por una sola persona en tan corto tiempo; sin embargo, luego de revisar los demás rastros, se concluyó que el culpable habría sido un oso Grizzly.

 

De acuerdo con la policía de La Plata County, el oso pudo haber ingresado al vehículo por curiosidad, buscando algo de comer y en ese ínterin posiblemente destrabo el freno de mano, lo que le permitió poner en movimiento el vehículo y desplazarse por la calle hasta chocar con el buzón de la familia Cornelius.

En lo que va del año, los agentes han respondido a más de 200 llamadas por incidentes con osos, algo totalmente inesperado si se cuenta con que en 2016 solo se registraron 56 casos.

Pero lejos de creer que existe una rebelión de los osos por vivir nuevas emociones, la realidad indica que este año debido al cambio climatológico, las heladas tardías han arruinado las bayas silvestres, que son el principal alimento de los osos.

Los animales hambrientos, utilizando su agudo olfato, son atraídos por el olor de desperdicios que muchas personas despreocupadas dejan fuera de sus viviendas e inclusive en sus vehículos como suponemos habrá ocurrido en esta ocasión.

Por esa razón las autoridades recomendaron a las personas tener mayor cuidado al guardar sus alimentos y desperdicios e inclusive recoger la fruta que cae de los árboles para así evitar que pueda haber incidentes que lamentar.

Respetemos la vida silvestre y seamos responsables para preservar su bienestar. 

 

Ayuda a transmitir la información y generar conciencia compartiendo en:

Agregue un comentario