Con sus patitas traseras paralizadas, Poppy les mostraría a todos que aún no era su hora!

El veterinario dijo que sus chances eran muy pocas, pero ella tenía otra opinión…

Cuando Poppy apenas era una cachorrita, sufrió un grave accidente que terminó por romper su columna, lo que provocó que se quedara paralizada de sus patitas traseras.

Las heridas que presentaba eran como si hubiera sido atacada por otro animal, o haber sido maltratada por alguien muy cruel. A pesar de todo, ella lidió con sus heridas durante semanas, quien sabe, inclusive por meses antes de arrastrarse hasta un campo remoto, pidiendo ayuda.

Amanda Stronza, trabaja en un campo de investigación sobre elefantes en Okavango, una región profunda de Botswana y quedó en shock cuando ella y sus compañeros de equipo vieron a Poppy haciendo todos sus esfuerzos para llegar a ellos.

Ella llegó arrastrándose a nuestra puerta, sus patas traseras estaban completamente paralizadas” comentó Amanda y agregó “Ella era incapaz de caminar, pero estaba llena de amor y una motivación por vivir que nos removió todos los sentimientos de pies a cabeza

Amanda y sus compañeros, recogieron de inmediato a Poppy y la cuidaron de la mejor forma posible. El veterinario mas próximo de su punto de trabajo, estaba a 8 horas de camino y necesitaban esperar que el transporte pasara por allí, algo que en esa zona ocurre una vez por semana. Por eso, cuidaron de Poppy con lo que tenían a mano y con sus corazones hasta que pudieron emprender ese largo viaje para acercarla al doctor.

El equipo no podía creer cómo ella había logrado sobrevivir, así de herida, con la dificultad de moverse, en un lugar donde hay depredadores a la vuelta de la esquina y sobre todo, como hizo para no lastimarse más mientras se arrastraba… porque estaba lastimada, pero no lo que se esperaría de un animalito que se arrastra kilómetros por la tierra.

Nuestra estación queda en una zona remota, llena de elefantes, pero también hay leones, hienas y otros predadores. Poppy logró de alguna forma llegar a nosotros esquivando todos esos peligros. Llegó famélica, mojada por la lluvia y lastimada pero con ese brillo en los ojos de alguien que se alegra de verte

Luego de luchar por llegar bien a destino, evitando por el camino todos estos peligros, el equipo sabía que tenía que hacer lo que estuviera a su alcance por ella.

Finalmente llegó el día que el transporte podía llevarlos hasta el veterinario! Un viaje que tomaría 8 horas pasando por rutas peligrosas y aún por encima de eso, tomarse un ferry para luego llegar a la clínica veterinaria.

El veterinario determinó que Poppy apenas tenía 7 meses de edad y que eventualmente necesitaría de una cirugía de columna. Amanda y sus amigos del equipo, crearon entonces una cuenta en GoFundMe para lograr reunir los fondos necesarios para semejante procedimiento, y mientras tato Poppy continuaba comiendo bien, durmiendo en paz y poniéndose más fuerte cada día para enfrentar esa cirugía lo mejor posible.

“El veterinario dijo que sus chances serían pocas, pero ella tenía tanta vida dentro de si misma, que sabíamos que teníamos que honrar su voluntad de vivir y la lucha que ella solita, en medio de la nada, había librado para llegar hasta nosotros y pedir ayuda. Yo no iba a concordar jamás con la eutanasia. Poppy quería vivir”

Luego de algunos días con comida, agua y anti-inflamatorios, además de mucho cariño, Poppy mejoró grandemente y el veterinario creyó que sería mejor que ella continuara esa recuperación un tiempo más, antes de arriesgar a la cirugía.

Y mientras ella se pone más bella, va sorprendiendo a todos con sus progresos! Ellos supieron desde el principio que Poppy era muy especial, pero nunca creyeron que lo sería tanto!

Poppy está ahora con sus nuevos amigos en Botswana, mientras sigue ganando salud y fuerza. De aquí a un mes, los doctores evaluarán su situación nuevamente y verán si es hora ya de la cirugía o se espera un poco más. Pero a pesar de todo, éste grupo de amigos tiene muchas esperanzas en el futuro de la pequeña Poppy. “Si depende de ella, no va a desistir” comentan.

Tantas personas la han conocido a través de Internet y se han enamorado de ella, inclusive a lo lejos están ansiosos y celebrando cada avance que ella hace y poniendo toda la energía en un final feliz para ésta historia, es decir, que luego de operada y recuperada, Poppy al fin pueda tener un hogar.

Hay dos opciones, si la cirugía sale bien, ella podrá volver a usar sus patitas, y si no sale del todo bien, conseguiremos un carrito para que ella pueda movilizarse de todas formas. Sea como sea, el futuro de ésta pequeña será brillante!” finalizan

Si deseas unirte en la lucha por los derechos de los animales y estar al tanto de las noticias que suceden con los seres más hermosos del planeta, no dejes de unirte a nuestra comunidad en Facebook AQUÍ

Ayuda a transmitir la información y generar conciencia compartiendo en: