Una mujer invidente recupera milagrosamente la visión luego de besar a su perra guía

una-mujer-ciega-recupera-milagrosamente-la-vision-luego-de-darle-un-beso-su-perra-guia-01
Una mujer de Nueva Zelanda, que no tenía la visión desde que tenía 11 años, milagrosamente recuperó la visión luego de besar a su perro para darle las buenas noches.

Lisa Reid, de Auckland, tiene un tumor presionando su nervio óptico y en el 2000 ella no era capaz de ver en absoluto.
Pero en la noche del 15 de noviembre de 2000, todo cambió cuando la señora Reid, que tenía 24 en ese momento, se agachó para besar a su perra guía, Ami, para darle las buenas noches y accidentalmente se golpeó la cabeza en la mesa de café.
A la mañana siguiente, se despertó y milagrosamente parte de su visión había sido restaurada.
“Nadie sabe lo que pasó o lo puedo explicar,” dijo Lisa, ahora de 38 años, al Daily Mail Australia.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

“Realmente no puedo encontrar las palabras para describir cómo me sentía de increíble, fantástica.”
“Se puede imaginar no ser capaz de ver y entonces usted nuevamente puede, realmente no se puede describir. Ver el mundo de nuevo visualmente es un regalo.”
Para ayudar a hacer frente a su discapacidad visual, Lisa Reid ha recibido el apoyo de la Fundación de Ciegos en Nueva Zelanda y dijo sin ellos ella estaría perdida.
Cada año, la fundación organiza la Semana de Ciegos, que comenzó el 29 de octubre de este año y se extenderá hasta el 3 de noviembre.
La señora Reid está compartiendo su historia con el mundo para ayudarles a crear conciencia y lograr recaudar fondos para ayudar a la fundación y poder proporcionar los servicios que ha estado usando desde que ella tenía 14 años.
‘Han sido increíbles. Ellos han ayudado a darme la libertad de tener mi independencia. Estoy muy agradecida por todo lo que me han ayudado”, dijo. 
El 16 de noviembre, será 14 años desde que Lisa consiguió volver a ver de nuevo gracias a un beso para Ami.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Ella recuerda que uno de sus momentos más impactantes cuando ella fue capaz de volver a ver otra vez, fueron los cambios físicos en su hermano.
“Era un hombre… con una barba de chivo y todo. Mi hermano es un hombre”, dijo Lisa.
“Cuando vi a mi madre, yo estaba como: Te ves igual, pero más vieja. Me convertí en una mujer y mi hermano se convirtió en un hombre.”
Los fondos recaudados durante la semana van a ayudar a las personas con problemas visuales a vivir de forma independiente, a mantenerse al día con los últimos avances tecnológicos, leer y buscar más oportunidades de trabajo.
Aunque parezca ilógico para algunos, tonto para otros, lo cierto es que posiblemente esta mujer sino hubiera tenido la compañía de su amada perra guía Ami y el afecto que le dio, no hubiera recuperado la visión nuevamente. El amor puede obrar milagros hasta de la forma menos esperada.

Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Loading...
Image and video hosting by TinyPic

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario