Un niño y un gorrión hacen una inusual amistad

sparrow_8

Un niño ruso de 12 años de edad hizo una inusual amistad con un ave silvestre, al punto de que ambos ahora son inseparables.

Vadim Veligurov cuida a “Abi”, un polluelo de gorrión, desde que lo encontró en un jardín cerca de la casa de su abuela en Minusink, una ciudad al sur de Siberia.
El niño pasaba allí sus vacaciones cuando encontró al polluelo abandonado y caído al suelo con apenas unos días de vida.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Vadim lo alimentó durante semanas con la esperanza de que cuando comenzara a volar volviera a la vida silvestre. Sin embargo, “Abi” decidió quedarse con él en lugar de marcharse.

“Abi” parece feliz posado en los hombros del muchacho, come de su mano y hasta parece darle besos a Vadim.

El niño planea llevar al ave con él a su ciudad natal después de que termine el verano.
Vía 24HORAS

Ayudar a desarrollar en un niño el respeto y amor por los animales nos asegura para el futuro un verdadero ser humano solidario que ayudara a mejorar el mundo”

SI TE GUSTO ESTA TIERNA HISTORIA, COMPÁRTELA! 

Loading...


Déjanos saber tu opinión

2 thoughts on “Un niño y un gorrión hacen una inusual amistad

  1. Cuando yo tenía 11 años, rescaté a mi gorrión que seguro que se calló del nido, fue un alivio encontrarlo vivo y creció conmigo. También lo llevaba siempre al hombro y jamás aprendió a volar de su mamá humana, aunque me lo llevara a la calle siempre estaba agarrado a mi ropa,se acurrucaba en mi cuello mientras yo estudiaba y cada vez que tenía hambre o sed pedía de mi boca dándome besitos a mis labios. Era muy espabilao, daba picotazos cada vez que se le acercaba una mano y me cantaba cada vez que yo le piaba. Vivió muchísimos años y aunque le hecho de menos tengo un buen recuerdo. Esa gorrioncita parece que también tiene mucha suerte al dar con un amigo tan cariñoso!

Agregue un comentario