Niño al que le sacaron los ojos en un salvaje ataque, ya puede ver de manera artificial

VISTA-ARTIFICIAL
El pequeño de seis años, a quien le extirparon los ojos en agosto, dejó ayer el hospital en que se encontraba en la sureña ciudad china de Shenzhen. Bailó y pintó un dibujo.

Se recuperó satisfactoriamente de una intervención quirúrgica, dijeron los doctores; luego de recibir tratamiento psicológico, parece haber superado las dolorosas memorias del incidente.
Guo Bin, apodado Bin Bin, se encuentra saludable y ha pintado un dibujo para agradecer a todos quienes lo ayudaron, según sus doctores.
Durante una fiesta de despedida bailó y expresó sentirse muy contento de poderse ir finalmente a casa en la provincia de Shanxi, al norte de China. Dijo que ya no se sentía asustado.
Su madre, Wang Wenli, dijo que Bin Bin ahora podía vestirse solo, lavarse los dientes y subir las escaleras sin ayuda. “Se ha adaptado bien y es inteligente” dijo la señora antes de agradecer al personal médico.
La familia voló a Taiyuan, la capital de Shanxi, más tarde ese día. Las autoridades locales dijeron que ayudarían al niño a encontrar una escuela que pueda acomodarlo. Bin Bin recibió una cirugía gratuita el 10 de septiembre en un hospital de Shenzhen fundado por el experto oftalmólogo hongkonés,Dennis Lam.
“La colocación de los implantes fue exitosa” dijo Lam en una conferencia de prensa. Los ojos artificiales de Bin Bin están conectados a sus tejidos y músculos, lo que les permite moverse normalmente. “Los ojos del pequeño Bin Bin no tienen capacidades visuales, aunque si lo miras, no se ve distinto de ningún otro niño” dijo Lam, añadiendo que esto ayudaría en gran medida a la confianza del niño en sí mismo.
Un ojo prostético fue implantado en su cuenca ocular derecha, ya que había suficiente tejido blando para mantenerlo en el lugar, mientras que el izquierdo fue diseñado utilizando su propio tejido graso. “Es muy joven y no sabía lo que estaba ocurriendo en aquél momento y no podía sentir mucho dolor” dijo su padre Guo Zhiping. “Pensó que no podría ver durante poco tiempo. Pero no se dio cuenta de que no podría ver por el resto de su vida”.
Existen planes para que el niño pruebe un equipo de navegación sensorial durante las vacaciones de verano del año entrante. Esto le permitirá “ver” formas. El hospital de Shenzhen dijo que facilitarían al niño una visita a Estados Unidos o Japón para ser entrenado en el uso del equipo. Colocado en la frente y la lengua, ayudaría a Bin Bin a navegar, mientras captura imágenes y envía señales eléctricas a su cerebro.
Lam había expresado anteriormente esperanzas de que el niño pudiera gradualmente recuperar la vista parcialmente, utilizando “ojos biónicos”, enlazados directamente al cerebro, pero dijo que dicha tecnología aún se encuentra a por lo menos cinco o 10 años de distancia. La Fundación Proyecto de Cuidados de Shenzhen abrió una cuenta para recibir donaciones el 12 de septiembre, a fin de pagar el tratamiento y educación de Bin Bin.
El niño fue encontrado cubierto de sangre y sin ojos, en un campo cerca de su hogar en el condado Fengxi en Shanxi, el 24 de agosto, luego de desaparecer mientras se encontraba afuera jugando. La policía ofreció una recompensa de 100.000 yuanes (16.470 dólares) por cualquier información que permitiera la captura del atacante.
Seis días después de la agresión, Zhang Huiying, de 41 años y tía del niño, se quitó la vida. El 3 de septiembre, la policía identificó a Zhang como sospechosa en el ataque, debido a los resultados de sus investigaciones y una prueba de ADN. Después de ser atacado, Bin Bin no se había percatado de que había quedado ciego. “Pregunta por qué el cielo siempre está oscuro… y por qué no amanece” explicó su tío.

VIA: diariouno.com.ar

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Loading...

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario