Sino fuera por un accidente, Piney jamás habría permitido que otro humano lo tocara

Sino-fuera-por-un-accidente%2C-Piney-jam%C3%A1s-habr%C3%ADa-permitido-que-otro-humano-lo-tocara-11

Un curioso (y doloroso) accidente que sufrió este amigo, le permitió recibir ayuda y al fin tener un final feliz. No dejes de conocer su historia en la nota

Este amigo era uno más de los miles de animales en situación de abandono que pueden ser encontrados en las calles, pero él, al igual que otros (la minoría lamentablemente) tuvo la suerte que una buena señora se apiadó y preocupó por el.
Sucedió en Estados Unidos y esta mujer, alimentaba cuidadosamente a este muchacho abandonado que frecuentaba la puerta de su casa, intentó un sin fin de veces introducirlo a casa y adoptarlo, pero el no se dejaba tocar ni que ningún humano se acercara.
Solo sus enormes ojos marrones saben el horror que habrá padecido para tener semejante miedo de todos los humanos, inclusive de la humana que cada día salía a su patio a poner el plato de comida y alejarse para permitirle comer en paz y soledad.

Así fue la rutina durante semanas y la mujer no desistía en buscar ganar la confianza del pequeño, pero era algo inalcanzable aparentemente. El miedo que el sentía de los humanos era mucho.
Y sucedió que un día, Piney (como fue bautizado) fue atacado por un puerco espín! 
Quizás no todos conozcan lo dolorosas que son las púas de puerco espín, pero de verdad lo son! además las heridas causadas por éstas, se infectan con mucha facilidad, por lo cual cuando la señora vio a Piney con su cara llena de ellas, supo que ya era hora de hacer una intervención más directa para salvarlo.

Piney también lo entendió, el dolor que le causaban las espinas en el rostro y hocico logró que permitiera que los humanos se acercaran a él de nuevo y luego de un largo proceso, se logró hacerlo entrar en un trasportín (caja de traslado) para llevarlo a emergencias.
“Probablemente el estaba con mucho dolor y no lograba ya ni comer ni dormir bien por causa de las espinas, por todo esto estaba exhausto y fue más fácil convencerlo” dijo la mujer
Entonces ya con Piney medianamente convencido de confiar nuevamente en los humanos, llegó a la ONG de Texas Vet Ranch, que atiende muchos casos de animales en situaciones críticas y abandonados.

El veterinario Matt que tomó el caso, necesitó anestesiar a Piney para poder retirar las espinas tranquilamente para todos, porque tenía la cara llena de ellas y así también sus patas delanteras y hasta en la lengua!
No dejes de ver el vídeo a continuación en donde podrás ver el veterinario trabajando sobre Piney y conquistando, al menos un poco, su corazón


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Luego de la cirugía, el veterinario logró conquistar la confianza de Piney, que permitió que Matt le hiciese una caricia… sólo pensar lo que el pobrecito habrá pasado para ni siquiera tener confianza de recibir una caricia…
La señora que lo atendió por semanas dándole de comer, así también estaba convencida que quería adoptarlo y cuando ella fue a Vet Ranch a buscar a Piney que ya estaba recuperado del “insólito” ataque, ya no parecía el mismo perro asustado, sino que él le demostró toda su alegría y gratitud.
Sin dudas cuando hay voluntad y perseverancia, las cosas pueden ser diferentes y mucho mejores. Hoy Piney tiene una nueva oportunidad de vida, en un hogar junto a una “simple” mujer que no siguió de largo y no fue indiferente a su necesidad y tampoco se amedrentó de la miedosa condición del pequeño porque supo que todo eso, era totalmente modificable, porque EL AMOR SANA.
Si desea conocer ejemplares y conmovedoras historias de animales puede ingresar dando clic aquí

Image and video hosting by TinyPic
Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

ARTÍCULOS RECIENTES:

Loading...
Image and video hosting by TinyPic

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario