Perro salva la vida de un Estudiante cada día porque es fatalmente alérgico a los cacahuetes

perro-salva-la-vida-de-un-estudiante-cada-dia-que-es-fatalmente-alergico-los-cacahuates-011

Un estudiante universitario a conseguido una pata amiga gracias a un perro rastreador que salva su vida todos los días manteniéndolo alejado de los cacahuetes algo a lo que es extremadamente alérgico.
Marcos Lerille, conocido como ‘Brady’, cuenta que con la ayuda de su amigo color chocolate puede estar lejos del maní y cualquier producto que lo tenga como componente, algo a lo que es fatalmente alérgico.
El perro, llamado Chance, va con Brady, de 22 años, a todas partes: restaurantes, salidas en familia y al campus.
Está capacitado para detectar los cacahuetes en lugares públicos y advertir a Brady, que es un estudiante de la Universidad de Louisiana en Lafayette (EE.UU.), a que se mantenga alejado y evitar una reacción que lo puede poner en un estado de shock grave.

Pero desde la adopción de este amigo y protector canino, él no ha tenido que recibir una vacuna para salvar su vida.
Él dijo: “Un día mi madre dijo que leyó algo acerca de los perros que pueden encontrar los cacahuetes por lo que empecé a hacer algunas investigaciones.
Brady, quien tenía 18 años en ese momento, se acercó a Southern Star Ranch en Florencia, Texas, donde entrenan perros para olfatear los peligros.

Después de haber hablado con Sharon Sherry, Brady se reunió con Chance y han sido mejores amigos desde entonces.
Sharon dijo: “A pesar de lo bien entrenado que un perro detector pueda ser, sólo será tan bueno como su manejador porque son un equipo.
El manejador pasa dos semanas de entrenamiento con el perro antes de que se lo lleve a casa.

La familia de Brady tomó conciencia de su alergia al maní cuando se enfermo sólo dos veces después de comer mantequilla de maní y tuvo brotes de urticaria.
Incluso cerca del maní puede ser potencialmente peligroso para Brady, por lo que el buen Chance está entrenado para olfatear todo el entorno.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Mientras el trabajo de Chance es muy profesional, siempre lleva un chaleco para demostrar que está de servicio, y sólo se le permite ser acariciado con el permiso del dueño. (Evite siempre acariciar o tocar a un perro de servicio sin autorización de su dueño)

Brady agregó: “Él se alegra cuando ve su chaleco de trabajo en mi mano, a él absolutamente le encanta ir a trabajar.
Cuando Chance encuentra un cacahuete se emocionada mucho, sus orejas se mueven y sus ojos se hacen muy grande.
Una vez que se ha identificado a los cacahuetes, Chance es entrenado para señalar su nariz en menos de media pulgada del objeto, de forma que se puede quitar.
Para hacerlo, Brady le da su juguete favorito o una golosina .

Brady dijo: “Yo fui gafe (tener mala suerte) desde el principio, mis padres me llamaron Maní cuando estaba en el vientre de mi madre.
“Me hace reír sólo pensar en ello, pero no me gustaría que mi vida de otra manera.
He conocido a mucha gente interesante a causa de mis alergias y también tengo un compañero increíble a causa de ella.
Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Loading...

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario