[MUY IMPORTANTE] Aprende como detectar dolor en los perros

Aprende-como-detectar-dolor-en-los-perros-2
Nos preocupamos por darte las herramientas para que sepas como identificar cuando tu pequeño no está sintiéndose muy bien. Léela y comparte con todos!

Existe una pregunta que la mayoría de los tutores se hacen bastante seguido ¿Cómo saber si mi pequeñ@ se está sintiendo bien? ¿Cómo me doy cuenta si no puede hablarme? Quizás tu ya lo tienes bien sabido, pero es importante que difundas ésta información, porque pueden haber muchas que quizás no lo sepan.
Esta duda circula desde casi el mismo momento en que el hombre domesticó al perro y lo hizo parte de su familia, es decir, hace ya mucho tiempo atrás. Pero, al contrario de lo que muchas personas piensan, los perros pueden demostrar que están sintiendo dolor, pero de formas más indirectas, cabiendo así, la sensibilidad en la percepción de cada humano tutor.

Importante es no desesperarse y saber evaluar con la cabeza fría cada situación.
Posturas encorvadas son muestras de dolor abdominal fuerte
Antes de comenzar a profundizar sobre el conocimiento sobre el dolor y sobre como nuestros pequeños reaccionan, es importante que tengas en mente que el dolor varía de grado desde el más leve, al más severo y que los animales son más resistentes al dolor que nosotros (no es novedad que ellos nos superan en muchas cosas a pesar de no hablar…)

Por esto, cuando el dolor es de un grado leve, pueden a veces no demostrar ninguna reacción o alteración. Pero generalmente, cuando ellos demuestran con cambios de actitud o reacciones que están con dolor, el grado de dolor oscila entre moderado a fuerte, en donde es evidente que algo le está sucediendo.
Sus ojos, son quizás el diagnóstico más certero
Las principales causas para la aparición de dolores moderados a graves en nuestros peludos, son derivadas de factores como: post-quirúrgicos, cuando muchos médicos veterinarios no recetan analgésicos o inclusive cando algún tutor olvida administrar el medicamento en su hora.
Otro factor bastante común es por contusiones fuertes, que pueden derivarse de un atropellamiento vehicular (y no solo pienses en atropellamientos de coche, sino de bicicletas, motos, etc.), donde el animal puede no necesariamente quedar con heridas expuestas graves, pero quizás sufrió fisuras y golpes internos que le dolerán bastante.
Cojear a veces es un hábito en ellos y alternan de pata, pero cuando el cojeo o evitar apoyar la pata es siempre sobre la misma pata, es un alerta
El grado de dolor en estos casos de contusiones fuertes es bastante alto y requerirá en muchos casos de cirugías y atención médica inmediata.
Podemos también citar varios otros factores que ocasionan dolores graves, como por ejemplo quemaduras, calambres, insolación, dolor de dientes, dolor de oídos, entre otras. La artritis es otro factor que puede generarles mucho dolor, otro ejemplo puede ser la displasia de cadera es una condición que les duele demasiado.
Rehusarse a juegos o rechazar hasta con gruñidos y mordidas nuestras caricias no solo es mal humor…
Entre las varias afecciones, externas o internas que pueden doler a nuestros amigos, los animales demuestran señales de éstos dolores y por ésto, debemos estar alerta siempre pero sobre todo luego de que el animal ha sido golpeado, ha comido algo que no debía, ha comido de más, o ha tenido cualquier situación fuera de lo común que podría generarle una molestia (por ejemplo haber estado mucho al sol cuando no es su costumbre, nadar en el mar o una piscina – ahí el problema puede ser en las orejas por el agua que se pueda meter- etc.)
Los principales síntomas que podemos ver son:
  • Nuestros pequeños pierden su humor y se vuelven algo o bastante agresivos cuando algo les duele. Este mecanismo de defensa es completamente normal y debe ser tomado en consideración al momento de evaluarlo. Esta reacción sucede principalmente cuando el lugar del dolor es tocado o cuando el tutor hace mención en tocarlo.
  • En la mayoría de los casos, nuestro peludo puede presentar una postura arqueada, esto es, la columna del animal hace una curvatura y puede presentar conjuntamente un andar lento y doloroso. Esto en la mayor parte de las veces es causado por dolores abdominales intensos.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

  • Otra señal bastante importante es su expresión. Esto puede parecer algo sin sentido, pero los perros cuando están con dolor, tienen expresiones diferentes como apretar los ojos, apretar los dientes, mover la cabeza lentamente, entre otros.
  • Anorexia. El dejar de comer es un punto a tener bastante en cuenta, pues los perros cuando sienten fuertes dolores, se rehúsan a ingerir cualquier tipo de alimentos. En casos más severos, los animales disminuyen inclusive hasta la ingestión de agua.
  • Cambio de comportamiento es uno de los primeros síntomas. Los perros con una sensación de dolor en el cuerpo, se rehúsan a cualquier juegos ofrecidos por el tutor, inclusive a ser acariciados sobre todo en la parte que duele.
  • El aullido intenso también puede ser una indicación de dolor, sin embargo, debemos compararla con otras señales, porque los perros pueden aullar en diversas situaciones que nada tienen que ver con sentir dolor.
La clave por encima de esta recopilación de puntos a tener en cuenta es no solo mirarlos sino OBSERVARLOS con el cuidado que su vida merece. Tanto como a nuestros hijos cuando los vemos que presentan señales de dolor o enfermedad, porque ellos son nuestros hijos también, pero de cuatro patas.
Dormir más de lo común, permanecer echado largos períodos o apoyar su abdomen sobre superficies frías, son alertas
Te mencionamos a modo de ejemplo, un caso en el que un animalito no había sido atropellado, ni mucho menos y que hasta el día anterior se encontraba jugando tranquilamente como cada día y al día siguiente, amaneció presentando muchos síntomas a la vez. Sus dueños no sabían que tenía y el animal iba empeorando con las horas. Su diagnóstico fue que, luego de haber llegado a la casa, al menos 15 días atrás, en sus juegos se había ingerido cantos rodados (piedras redondas) de tamaño pequeño. Sus dueños no habían notado que él tenía esa manía tan peligrosa y cuando todos los síntomas sobrevinieron fue que una radiografía en el veterinario permitió ver que una de ellas no había pasado y sido expulsada y se había trancado en su intestino delgado, lo que le provocaba un dolor que te imaginarás… 
Si… ¡todo eso blanco son rocas que él había comido jugando!
Por eso, tenemos que tener ambientes seguros para que ellos jueguen, controlar siempre lo que se llevan a la boca porque son eternamente como bebés, ellos no saben lo que les hace bien y lo que les hace mal y es nuestra responsabilidad cuidarlos desde el día que entran a nuestras vidas, hasta el día en que nos dicen adiós.
Cualquier anormalidad en su comportamiento, el médico veterinario tiene SI O SI que ser consultado. En caso que sea constatado que el animal esté con un cuadro de dolor, se hace un diagnóstico y enseguida se inicia el tratamiento adecuado para cada situación.
Prevenir siempre es el mejor tratamiento y prevenir el bienestar de nuestros animales, significa amarlos.

Si desea conocer más Consejos
Útiles y de Salud Animal, puede ingresar dando clic
 aquí
Image and video hosting by TinyPic
Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

ARTÍCULOS RECIENTES:

Loading...
Image and video hosting by TinyPic

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario