La Monja Misionera de los Animales

Hermana-Michael

EE.UU. Bien dice el dicho “El habito no hace al monje”, pero esta claro que un buen corazón si hace un gran ser humano y este es el ejemplo de la hermana Marie Michael de Clarksburg de 37 años, que viaja por el mundo para cuidar a los animales heridos o abandonados en los desastres naturales. 

Esta monja ejemplar mira el cuadro de Jesús rodeado de ovejas y ve “una misión de búsqueda y rescate”.

Después de todo, de acuerdo con la parábola de la oveja perdida, Jesús busca y da la bienvenida a los miembros díscolos de su rebaño, así como un buen pastor lo haría.

La hermana Marie Michael, viaja por el mundo a hacer lo mismo para los animales que son dejados solos, heridos y hambrientos después de un desastre. Siempre ha sentido un llamado hacia los animales y ha trabajado como técnico veterinario antes de entrar en su convento.

Ella ha trabajado en la costa del Golfo, Chile, en Brasil hasta rescatando a un conejo en febrero del 2011 y Japón siempre para servir a todas las criaturas de Dios, incluyendo perros, gatos y otros animales indefensos. Ella siempre lleva el hábito de monja, incluso al tiempo que ayuda con una operación de esterilización o castración.

Luego del terremoto y tsunami en Japón en marzo del 2011 ella se hizo presente cuatro veces, para ayudar a los animales afectados luego de este desastre natural y la radiación de las centrales eléctricas dañadas. Miles de animales de compañía en Japón, le deben la vida a la hermana Marie Michael de los Misioneros del Sagrado Corazón en Clarksburg, Ohio. por la búsqueda de animales abandonados o perdidos de los gatos, perros, gallinas, cabras y vacas en las zonas afectadas.


“Muchas personas fueron evacuadas en un plazo muy corto, así que unos pocos se llevaron a sus animales con poca comida y la gran mayoría los dejo, perdiéndolos, ademas que estos en la zona de devastación tenían poca comida, pensando que pronto estaría de vuelta”, dice la hermana. “Meses más tarde la gente seguía tratando de encontrar una manera de encontrar a sus animales.”

Los propietarios eran muy agradecidos por la ayuda, dice.

“Es una parte importante de la recuperación de las personas que están afectadas por el desastre. Una vez que saben que sus animales son atendidos, pueden concentrarse en conseguir y poner el resto de sus vidas en orden. “


La monja dijo que trata de ayudar a los seres humanos, también. Su equipaje siempre incluye amor, comida y ropa para los japoneses.
La hermana Marie Michael vive con otra monja en Clarksburg, en el noroeste del condado de Ross. Son parte de los Misioneros del Sagrado Corazón, una orden pequeña de las mujeres misioneras que se centran en obras de misericordia para la gente en las cárceles, hospitales y hogares de ancianos, y como ven a todo ser necesitado sin distinción de especie.
Los seres humanos tienen la responsabilidad de “responder con un tratamiento para restaurar (los animales) a la integridad y salubridad” después de los desastres, dijo el reverendo Ronald Atwood, un sacerdote de San Francisco de Asís Iglesia Católica en el barrio de West Harrison. San Francisco es el santo patrón de los animales para muchos.

Loading...
“El cuidado de las demás criaturas no es necesario para drenar la atención o alejar nuestra atención lejos de cuidar a los seres humanos”, dijo Atwood. Y es que es cierto el amor, las ganas de ayudar cuando se tiene un corazón noble se diversifica para todos sin excepción y no como muchos creen a conveniencia o por simple critica malsana de que quien ayuda a los animales no ayuda a los humanos, La hermana Marie Michael es el mejor ejemplo de ello.

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario