La causa de falta de sensibilidad, vive en casa, pero hay una solución!

La-causa-de-falta-de-sensibilidad%2C-est%C3%A1-dentro-de-nuestros-hogares%2C-pero-hay-una-soluci%C3%B3n%21-8
Había un tiempo en que el ser humano era más empático que actualmente… parecería ser que el responsable está dentro de casa… entérate en la nota

Con seguridad toda persona y en especial los niños, saben (o sabían) leer emociones, pero un nuevo estudio sugiere que tanto tiempo delante de una pantalla, está volviendo cada vez más difícil que las personas interpreten las emociones de la vida real y éste problema se está dando principalmente en los niños.
La investigación sugiere que cuanto más los niños pasan “dentro” de ambientes digitales, disminuyen más y más sus habilidades sociales.
La disminución de la sensibilidad a señales emocionales, es decir, el perder la habilidad de descifrar las emociones de las personas, es uno de los altísimos costos que la sociedad está pagando por tener tanta tecnología disponible al alcance de nuestras manos. El uso intensivo de celulares y computadoras es el principal villano de una sociedad autista” dijo Patricia Greenfield, profesora de psicología de la Universidad de California, en Los Ángeles.
Pero el estudio no es solo fatalidad, sino que sugiere un remedio. “Basta estar algunos días desconectado y cultivar más la interacción cara a cara, para que las habilidades sociales presenten una mejoría” dicen los investigadores.
En éste punto ya hasta nos parece oirte lo que estás pensando… “como si fuera tan facil despegar a mi hijo de su celular” “si llego a plantear esto en casa se me arma la tercera guerra mundial” “es imposible hacerlo porque si mi hijo no lleva su celular siempre consigo yo tampoco puedo ubicarlo“, etc, etc…. Bien… pero por alguna parte hay que empezar…
Para éste estudio, los investigadores hicieron pruebas con dos grupos de adolescentes. Un grupo incluyó 51 individuos que estaban participando de un campamento de 5 días en el que se prohibía el uso de aparatos electrónicos.
El otro grupo incluyó 54 pre adolescentes que no estaban de campamento y por lo tanto, podían utilizar sus aparatos electrónicos.
Las pruebas, que se hicieron tanto antes como luego de la fecha del campamento, demandaban que los individuos identificasen emociones reflejadas en fotos con expresiones faciales y en vídeos de actores representando escenas dramáticas.
¿QUE FUE LO QUE LOS INVESTIGADORES ENCONTRARON?
Luego del período de 5 días, los individuos que fueron al campamento tuvieron mejores resultados que los otros, al leer expresiones faciales. En verdad, el promedio de errores en la prueba cayó de 14 a 9 luego del campamento. En la prueba de vídeo, los campistas pasaron de un 26% de acierto, a un 31%. Mientras tanto aquellos que no fueron al campamento y continuaron su rutina diaria junto a sus aparatos, continuaron con los niveles tal cual, sin mejoras.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Pero ¿cómo podrían saber los investigadores que esa mejora se debió a estar lejos de todos los estímulos virtuales de los aparatos electrónicos y que no fueron las actividades al aire libre y las actividades físicas del campamento que lograron esa mejora?
“No podemos tener la seguridad de que fue el tiempo alejado de los aparatos electrónicos, sin embargo, creemos que el tiempo lejos de los aparatos electrónicos significa que ellos estuvieron en relaciones personales cara a cara y que ésto contribuyó a la mejora” dijo la coautora del estudio Yalda Uhls, investigadora de la UCLA.
“Cuando los adolescentes (y adultos) están sumergidos en sus aparatos electrónicos navegando dentro de toda esa virtualidad, tienden a alienarse y no participar de actividades en grupo, también poseen déficits de atención a su ambiente, trastornos de obsesión compulsión por chequear todas sus redes. A veces están más pendientes de las notificaciones de su teléfono que del propio tránsito  e inclusive de sus horas de descanso y esto es algo muy grave” finalizó la investigadora.
Uhls agregó que, a la luz de todos éstos estudios y otros, ligados además a la sobreexposición de nuestro cerebro a tantos estímulos e información (mucha irrelevante), está generando seres humanos obsesionados con la tecnología que no logran vivir sin un toma corriente cercano para cargar su teléfono celular y que sufren crisis de ansiedad cuando oyen una batería agotándose. Por todo ésto es que cada vez más padres están limitando el tiempo con los aparatos electrónicos y asegurándose de que la familia pase más tiempo desconectados e interactuando entre si y conociendo las emociones y situaciones de la vida real”
De nuestra parte también podemos decir, viendo muchas cosas que están sucediendo y las explicaciones que están siendo dadas al respecto, es que la exposición desmedida a cierto tipo de estímulos electrónicos y entornos de realidad virtual, cuando la personalidad de nuestros hijos no está del todo formada, puede generar deformaciones de la propia personalidad. 
Incluso el presidente del Instituto para el Desarrollo de la Salud Emocional, el psiquiatra Jorge Forero, cuenta que tiene pacientes que mantienen noviazgos exclusivamente en línea, a pesar de que su novio o novia vive a unas cuantas cuadras de su casa.
“Muchos jóvenes pierden la habilidad de tener una simple conversación frente a frente y les resulta mucho más fácil ‘pedir ser novios’ por chat, que poner la cara”, señala. El problema, es que estos jóvenes pueden perder la habilidad básica de la interacción humana, lo que les va a crear una desventaja personal y hasta laboral que podría llevarlos a autoaislarse, según el psiquiatra.
En lineas generales, en las redes las personas intentan mostrar lo que les conviene o más les gusta de sus vidas; en esa dinámica,  suele salir a flote información que despierta sentimientos como la envidia y la comparación, dice Forero.
“Mi amigo viaja al exterior y yo no, él tiene novia y yo no”, es lo que piensan muchos al ver la vida de otros en las pantallas, agregó.
La psicóloga de la Universidad Javeriana, experta en familia y crianza, Ángela María Narváez Sánchez, mantiene que es clave que haya un diálogo entre padres e hijos frente a lo que se espera del uso de las redes sociales y la finalidad de estas. Así  se podrán mitigar las posibles consecuencias negativas. “Infortunadamente, cada vez son más los papás que les regalan a sus hijos pequeños aparatos electrónicos con planes de datos. El mensaje no es coherente porque están delegando una responsabilidad en ellos sin acompañarlos, solo hasta cuando se ven involucrados en problemas”, aclara.
¿Tu que piensas? Crees que tanto aparato electrónico nos está haciendo daño? ¿Como logras que no te afecte? ¿Que haces para evitar que afecte a tus hijos?

Déjanos tu opinión al respecto en los comentarios y comparte ésta nota con tus amigos

Si desea conocer más Consejos
Útiles y de Salud Animal, puede ingresar dando clic
 aquí
Image and video hosting by TinyPic
Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Loading...

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario