Heroínas de la masacre en Connecticut

Maestras-Heroinas

EE.
UU. Connecticut, Newtown.- Este viernes 14 el tiroteo en una escuela
primaria en Newtown dejó un saldo de 27 muertos, entre ellos 20 niños de
entre 5 y 10 años, así como el presunto autor de los disparos (Adam
Lanza, de 20 años).

Victoria Soto, de 27 años, es una
‘superheroína’ para los padres de una veintena de niños del colegio de
Connecticut donde un joven mató a 27 personas, 20 de ellas m

enores. La profesora, en su intento de proteger a sus alumnos, plantó cara a Adam Lanza pagándolo con su propia vida.

Según recoge The Guardian, un familiar de Victoria —agente de policía—,
explicó que se encontraba en clase cuando comenzó el tiroteo.
Consciente de lo que estaba pasando “trató de proteger a los niños”,
añade, explicando cómo salvó más vidas.

Afrontó la situación
con ellos como si fuera un juego, animándoles a meterse en los armarios y
permanecer en silencio. Allí, los menores esperaron cumpliendo las
órdenes de su maestra.

Al preguntarle Lanza por los alumnos,
Victoria aseguró que los chicos se encontraban en clase de gimnasia.
Intentó hacer frente al asesino, pero reaccionó rápido aumentando su
número de víctimas.

Junto a Victoria, otras dos profesoras se han convertido para la localidad de Newtown en verdaderas heroínas en esta tragedia.

Anne Marie Murphy, profesora de educación especial de 52 años, es otra
de las heroínas de la masacre que falleció por los disparos de Lanza.
Mientras el pistolero abría fuego en la escuela, Anne Marie murió
protegiendo con su cuerpo a sus estudiantes, según indicaron las
autoridades a su padre, Hugh McGowan. Así hallaron los policías su
cadáver y el de sus alumnos de 6 y 7 años.

“Era mi esposa. Fue
una tragedia horrible”, comentó su marido, Mike Murphy. “Intentó
proteger a sus niños”, añadió. Anne Marie, que nació en Katonah (Nueva
York) era la sexta de siete hermanos y tenía cuatro hijos. Sus padres la
describieron como una mujer “artística y pintora por diversión. Era
ingeniosa y trabajadora”, añadieron.

Kaitlin Roig, de 29 años,
tuvo más suerte que Victoria o Anne Marie y consiguió sobrevivir a la
matanza. Esta profesora de la escuela infantil Sandy Hook logró salvar
su vida y la de sus 15 alumnos encerrándolos en un pequeño cuarto de
baño que había en el aula tras escucharse los primeros disparos. Para
evitar que el pistolero entrara, atrancó la puerta con una estantería.

“Les dije que estuvieran callados porque tenía mucho miedo de que se
acercase (Adam Lanza) a la clase y comenzase a disparar contra la
puerta”, relató Roig en una entrevista a ABCNews. “Si les veía con ganas
de llorar intentaba calmarles diciéndoles que me mostraran una sonrisa y
diciéndoles que todo iba a ir bien”, añadió esta profesora.

“En cuanto escuché el tiroteo en el pasillo pensé: ¿por qué no entra en
la clase? Era la primera desde la puerta de entrada, era lo lógico.
Pensé en mis alumnos de 6 años, tenía que actuar como si fuese su madre,
así que les dije a todos que les quería mucho. Pensé que íbamos a
morir”, indicó entre sollozos.

Loading...

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario