Ex soldado con estrés postraumático recaudó fondos para tener el perro que le cambiaría la vida

ex-soldado-con-estres-postraumatico-recaudo-fondos-para-tener-el-perro-que-le-cambiaria-la-vida-02



Miles de historias, miles de soldados, miles de consecuencias y problemas producto de la injusta guerra pero el amor de un perro de servicio puede inclusive vencer el trastorno de estrés postraumático después de combatir.

El Trastorno de Eestrés Postraumático (TEPT) es un problema de salud mental que puede ocurrir después de que una persona pasa por un evento traumático como los desastres y la guerra.

La mayoría de los soldados son diagnosticados con trastorno de estrés postraumático, porque incluso si la guerra ha terminado, el estrés del trauma no sale de ellos, manifestándose en angustia, hiperventilación y más condiciones que interrumpe (en muchos casos para siempre) las actividades normales de sus vidas.

El veterano Kenny Bass del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (USMC), sufría de trastorno de estrés postraumático. Fue herido en combate cuando estuvo destinado en Irak. Aparte del trastorno de estrés postraumático, él también sufrió de pérdida y otras lesiones físicas de audición. 
Debido a su situación y a la negativa forma para adaptarse a una vida normal, se le prescribió un perro de servicio. 

Lamentablemente, los costos no fueron cubiertos por el estado, pero Kenny no se rindió, él sabía que su futuro dependía de tener a un compañero canino entrenado especialmente para él y que lo ayude a superar su difícil situación. Fue así que busco recaudar los fondos necesarios él mismo gastando para empezar todos sus ahorros. 
A continuación mire el vídeo y vea cómo el amor de un perro pudo cambiar la vida de Kenny para mejor!


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Kenny no se arrepiente de haberlo hecho porque su perro de servicio, llamado Atlas es un maravilloso perro, realmente transformó y hasta se puede decir que salvó su vida de la mejor manera. Atlas con su amor y capacidad ha ayudado a mitigar los síntomas de TEPT de Kenny, dándole la confianza de que él en todo momento estará a su lado. 

Aclaración: Entiéndase que Kenny no compró un perro de raza por vanidad o moda, él gasto sus ahorros en el entrenamiento especializado que precisa un perro de servicio para atender los requerimientos específicos de la persona con discapacidad
Lamentablemente, el entrenamiento de un perro de servicio tiene un elevado costo que llega a muchos miles de dólares siendo inaccesible para la mayoría de las personas con discapacidad, algo que no debería de ser así. 
Recuerde que el amor de un perro u otro siempre es el mismo y el aporte a nuestras vidas es significativamente importante, por esa razón, si aún no lo hizo, no compre decídase a adoptar uno y si ya lo hizo, incentive a otros a que hagan lo mismo.

Si desea conocer más historias sorprendentes como la de Kenny Bass puede ingresar dando clic aquí
Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Loading...
Image and video hosting by TinyPic

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario