[EMOCIONANTE] El no sabía como agradecer más todo lo que ella hizo por salvarlo

El-no-sab%C3%ADa-como-agradecer-m%C3%A1s-todo-lo-que-ella-hizo-por-salvarlo-1
Éste pequeñito no supo cuando sufrió el trágico alejamiento de su familia, que su suerte cambiaría cuando Claudia se cruzara en su camino. Conoce la historia aquí!

Cuando Claudia Lifton, una amante de los animales viajó a Tailandia para ayudar los elefantes explotados por la industria turística, ella no imaginaba que sería protagonista de una historia increíble sobre la salvación de un monito huérfano que tendría mucha suerte de encontrarla en su camino.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Claudia, que ahora vive en Denver, Estados Unidos, trabaja para la Factory Farming Awareness Coalition (Coalición para Concientizar sobre Granjas Industriales), estaba viajando desde Tailandia a Laos para renovar su VISA en 2013, cuando estaba de paso por una pequeña villa llamada Pak Bang y durante un descanso en el lugar, decidió explorarlo.
“Yo subí una colina y llegué a un área bastante rural donde los occidentales casi nunca van” dijo. Cuando ella llegó a la cima, apenas del lado de fuera de una tienda de bicicletas, ella vio algo que no lograría dejar atrás. Un monito de 3 meses de edad, amarrado por el cuello en una jaula…
Ella intentó convencer a los dueños de la tienda de bicicletas de que el monito estaba enfermo (esa fue solamente una de sus primeras dificultades en el rescate) “Nadie hablaba inglés, entonces simplemente me senté allí y no me fui” dijo
Finalmente los aldeanos trajeron a un hombre de la villa, una de las pocas personas en toda la región que entendía inglés. Sucede que la familia que lo tenía, no era tan mala como parecía y había rescatado al monito de una realidad mucho peor de la que estaba enfrentando en ese momento en que Claudia lo vio. Ellos dijeron que rescataron el bebé de cazadores que iban a venderlo para el comercio de animales exóticos.
Ellos lo compraron para que no lo enviaran a Tailandia y se volviera un mono “bailarín” o mascota de algún americano estúpido” dijo
Claudia le imploró a la familia que le permitiese llevarse el bebé con ella, explicándoles que si el no recibía atención médica moriría en poco tiempo, pero la familia se rehusó “Yo les ofrecí todo el dinero que tenía conmigo en ese momento, mi camara, Mi Ipod, pero ellos dijeron que no
Finalmente tuvo una idea interesante “Hacerse la loca (y no es que le resultó bien!). Desde las 9 de la mañana hasta la media noche, Claudia hizo un escándalo “Todas las personas venían a la tienda de bicicletas y veían a ésta persona loca llorando enfrente a la tienda. Ellos probablemente pensaron que yo era una lunática, y esa era la idea!” dijo
Por fin, los dueños de la tienda estaban tan avergonzados de tener a “Esa loca” gritando en la puerta, que concordaron en que Claudia se llevara el monito a cambio de su cámara y 300 dólares.
La travesía solo estaba comenzando…. Y ahora que lo tenía con ella ¿Qué haría con ese bebé monito? Ella aún tenía que descubrirlo. La primera cosa que hizo fue bautizarlo. Lo llamó Nahuglai (que significa eternamente amado) en Lao, pero lo apodamos “Hug” (abrazo) porque era más facil! dijo
Luego de pasar la noche con el monito del lado de fuera del único albergue de la ciudad (que no permitió que ella entrase con el pequeño mono agarrado en su cuello), ella llamó a su madre que estaba en Estados Unidos y le pidió ayuda “Yo le dije que si nosotros no lográbamos encontrar un santuario para el, probablemente me tendría que quedar en Laos hasta que el decidiera dejar de existir de viejito” 

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Pero finalmente Claudia supo de ACRES Wildlife Sanctuary, una organización que transformó un viejo zoológico en un lugar que ayuda en vez de explotar animales. El santuario también tenía un grupo de monos rescatados dispuestos a recibir el pequeño en su clan.
Mientras eso, Nahuglai estaba apegándose cada vez más a Claudia. Andando en un barco de camino al santuario, 10 horas de viaje por agua, el logró tirar al agua los audífonos y ambos zapatos de Claudia al río! Y durante un viaje nocturno en ómnibus, de otras 10 horas, Nahuglai estaba pegado al rostro de Claudia “Cada vez que yo intentaba sacarlo, el gritaba y las personas se enojaban conmigo porque querían dormir
Cuando Claudia y Nahuglai finalmente llegaron al santuario, ella estaba descalza y cubierta de bananas, heces y orina de mono, pero feliz! No había dormido bien al menos hacía 5 días “Pero todo valió la pena” dijo
El pequeñito fue presentado a su nueva familia en el santuario y el final no podía ser mejor… el se introdujo como un miembro más y está recibiendo todos los abrazos y cuidados de su nueva madre adoptiva.
Cada poco tiempo yo me comunico con el hombre de aquella aldea que hablaba inglés, para certificarme que otras personas no hubieran ido por allí para comprar monos” dijo
El noble gesto de Claudia, su desinterés y voluntad por salvar una vida a costa de su propia comodidad, nos habla del tipo de seres humanos que valen la pena! Comparte su historia para decirle ¡Gracias!
Si desea conocer más ejemplares y
conmovedoras historias de animales puede ingresar dando clic
 aquí
Quieres hacer más por los animales? Únete a nuestra comunidad animalista:

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.5&appId=762141077247980”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Image and video hosting by TinyPic

Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Loading...

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario