El renacer de Kelsey, la perra al borde de la muerte que fue rescatada después de años de vivir en la calle

el-renacer-de-kelsey-la-perra-al-borde-de-la-muerte-que-fue-rescatada-despues-de-anos-de-vivir-en-la-calle-16

El abandono y la indiferencia trae consecuencias muy graves para los animales domésticos. Kelsey fue una de esas víctimas por años, hasta que fue rescatada por alguien que decidió no seguir de largo. 
Todos los animales sin hogar que viven en nuestras calles padecen diferentes dificultades para poder sobrevivir: maltratos, enfermedades, falta de alimento y más. Una de esas consecuencias del abandono y que suele impactar por su aspecto son los casos de sarna, una enfermedad que a veces deja a los perros completamente descarnados y llenos de cortes y heridas cuando no es tratada a tiempo.

“Cuando hay un perro necesitado, herido o con sarna, la mayoría de nosotros estamos limitados a solamente una mirada de compasión o a pronunciar el típico (e inútil) “pobrecito” antes de seguir de largo.”

Si compara con la cantidad de gente que hay en su ciudad, se dará cuenta de que son pocos los que realmente ayudan a un ser necesitado dándole algo de comer y un poco de agua. Mucho menos aún, son los que tomarían la decisión de ayudar realmente a un animal necesitado.
A pesar de esa cruel realidad para los animales abandonados, hay historias maravillosas con ejemplos de verdadera “humanidad” y una de ellas sucedió recientemente en la isla de Bali en Indonesia, donde una perrita sin hogar que estaba al borde de la muerte, fue rescatada y cuidada por seres que realmente hacen la diferencia para que este mundo sea realmente mejor .
Así fue cuando la encontraron caminando con una cojera y demacrada sin rumbo por un puente.
Padecía de una aguda desnutrición y por eso era solo piel y huesos. 
Al ser rescatada, esta perrita sabía que estas personas si eran humanas y rápidamente demostró su amistad cuando sentó en el coche.
Lo primero, fue llevarla a un veterinario. 
Así inicio un tratamiento largo para lograr su recuperación.
Ella era la imagen viva y desgarradora de lo que padecen todos los animales sin hogar en nuestras calles.
Pero fue cuidada y sobretodo amada.
Tres semanas más tarde, se le dio el nombre de Kelsey, dejó de cojear, y sus heridas en su cuerpo comenzaron a sanar.
Kelsey conoció por primera vez lo que era tener un amigo humano que no la maltrataba y también tenía un amigo canino y juntos se divertía.
Dos meses más tarde ella ya se veía y sentía muy bien.
Después de 4 meses, esta luchadora por vivir ya estaba sana. Los viejos y malos tiempos de sufrimiento y dolor ya no volverán jamás.
Ahora Kelsey es una perrita de verdad otra vez. Es tan bueno dormir en una camita!
Todo fue posible gracias al amor y las acciones que obedecen al corazón.
Viendo esta foto, ¿no le parece increíble que sea la misma perrita que caminaba por el puente?

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});


Ella es su mejor amiga humana y ahora juntas son y serán inseparables por el resto de sus vidas!. 
Como Kelsey, muchos animales están esperando una oportunidad para tener un hogar. Por favor, comparta esta historia con los demás, para que más finales felices como estos puedan ser posibles. De nosotros depende el cambio para hacer un mundo mejor!! 
Si desea conocer más ejemplares y conmovedoras historias de animales salvados como Kelsey puede ingresar dando clic aquí

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Loading...
Image and video hosting by TinyPic

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario