[EDITORIAL] Así es como se gesta el perfil de un abusador de animales. ¡A tener en cuenta!

As%C3%AD-es-como-se-gesta-el-perfil-de-un-abusador-de-animales.-%C2%A1A-tener-en-cuenta%21-2

El problema casi siempre aparece en los primeros años de vida, desde que un 30% de los actos de violencia contra los animales son cometidos por menores de edad.

((__lxGc__=window.__lxGc__||{‘s’:{},’b’:0})[‘s’][‘_202422’]=__lxGc__[‘s’][‘_202422’]||{‘b’:{}})[‘b’][‘_593382’]={‘i’:__lxGc__.b++};

Gandhi ya nos alertaba sobre algo muchos años atrás diciendo “La grandeza y el progreso moral de una nación se mide por cómo trata esta a los animales” y por otra parte, grandes personajes en defensa de los animales, se unen en una sola voz diciendo “la crueldad contra los animales enseña crueldad contra los humanos” e inclusive ésta tesis ahora es respaldada por el FBI quien comenzó a categorizar éstos crímenes, como realmente un disparador de violencia que acaba siendo practicada luego de un tiempo contra los humanos.

A diferencia de lo que esperaríamos de una sociedad que avanza, cada día parece que nuestra sociedad mundial es un vehículo sin el freno de mano yendo hacia atrás en una subida que debería ser el progreso y cada vez vemos más casos de animales quemados, cegados, violados, ahorcados, enterrados vivos, mutilados e inclusive pintados por diversión para “pasar el rato”. 

Estas torturas esconden algo más profundo: el deseo, a veces necesidad, de personas psicológica y socialmente débiles para mostrarse grandes, fuertes, valientes y populares, aunque su popularidad provenga del repudio social y rechazo por sus actitudes. Su mente generalmente funciona como aquella frase de Elizabeth Taylor “que hablen bien, o que hablen mal de mí, lo importante es que hablen” y en el caso de un maltratador, éste deseo es algo incontrolable, sobre todo de demostrar su “supremacía” delante de un ser inocente que nunca se podrá defender en igualdad de condiciones y generalmente vemos, que tampoco un maltratador se mete con uno como él, porque sabe que fracasará en su intento por “destacar”

Las personas que desde muy temprana edad no entienden sus propios límites sociales, intelectuales o culturales, ni tampoco tienen un núcleo familiar decente que los oriente, desarrollan esa necesidad de torturar y perseguir criaturas vulnerables, para sentirse por aquellos momentos en donde lo torturan y matan, “más fuertes” o en su caso “menos débiles”.
Identificar éste tipo de personaje, puede comenzar por detectar conductas de éste tipo, como baja autoestima, retracción social, fragilidad mental, en el caso de los que son “tapados”, o bien, por otra parte, pueden ser personas que constantemente están intentando demostrar su agresividad y primacía, tanto en un grupo de estudio, como en el trabajo, el tránsito, etc. Personas que fácilmente pierden el control y tienen ataques de ira, son probablemente una persona que estará susceptible a cometer maltrato animal.
Como mencionábamos, éste desvío de comportamiento siempre se sucede en los primeros años de vida. Cerca de un 30% de los actos de violencia contra los animales es cometido por menores de edad, muchas veces en grupo. La mayor incidencia se da en un 94% de varones y apenas un 4% tiene menos de 12 años.
Y cuando hablamos de maltrato animal, no solo estamos hablando de golpes y muerte, sino que también hablamos de maltrato psicológico, pequeños maltratos físicos constantes, como jalar la cola de un gato, apartar con una patada un perro, arrojarle algo, etc. 
LOS DATOS DE LA CRUELDAD ANIMAL
Aquellas personas que tienen antecedentes de violencia contra los animales, son 5 veces más propensos a cometer violencia doméstica.
La “normalidad” de los abusos contra los animales comienza en casa, cuando un niño ve a su padre maltratar un animal, o ve como maltrata a su madre, o viceversa y es por eso que un 20% de los casos se comete dentro del entorno familiar.
El es el siguiente, denuncia el maltrato animal, detengamos el abuso doméstico, llama al 911
Mientras algunos niños encuentran en sus perros o gatos un refugio cuando viven en un hogar donde se vive con violencia doméstica y protege al animal que siente que es el único ser que lo protege de aquella violencia, hay otros que no logran manejar su ira y acaban descargando la frustración de la violencia en los animales de la casa en un pensamiento de “si yo la paso mal, tu también pasarás mal”.
La familia es el lugar principal donde el ser humano crece y aprende los comportamientos, las emociones y los sentimientos, así como los trazos que forman su personalidad. Si dentro de éste lugar es visto como “normal” abusar de los demás, sea con gritos, golpes, faltas de respeto, etc., el niño o niña muy probablemente traslade esa actitud asimilada sobre los animales.
Ella es la siguiente, denuncia el maltrato animal, detengamos el abuso doméstico, llama al 911
Las razones que llevan a un menor de edad a maltratar un animal pueden ser diversas, falta de empatía, haber sido víctima de abusos, crueldad o abandono, falta de una educación adecuada dirigida a reconocer aquel animal como un ser vivo que debe ser respetado a pesar que sea diferente a nosotros, y finalmente la imitación de los gestos violentos practicados por los padres contra el niño o contra el animal donde muchas veces padres que no deberían serlo, acaban maltratando el animal delante de los niños, para castigar al niño por algo, causando un daño psicológico de dimensiones insondables.

((__lxGc__=window.__lxGc__||{‘s’:{},’b’:0})[‘s’][‘_202422’]=__lxGc__[‘s’][‘_202422’]||{‘b’:{}})[‘b’][‘_593381’]={‘i’:__lxGc__.b++};

El niño puede entenderlo de una forma y sentir una culpa gigante de que su amigo está siendo maltratado por su culpa, o puede entenderlo al inverso, de que el animal tiene la culpa de que a él lo castiguen y entonces guardará rabia de él.
La relación con lo “diferente” tiene un papel fundamental en el desarrollo psicológico humano y la educación, cuanto los animales son esenciales en la formación de los conceptos de empatía, altruismo y aceptación.
LA CRUELDAD CONTRA LOS ANIMALES Y CONTRA LAS PERSONAS
Muchos estudios han demostrado que aquellas personas capaces de cometer actos de crueldad contra animales, son también capaces de cometer violencia contra seres humanos, particularmente contra los más vulnerables, incapaces de defenderse.
En 2002, los científicos Gleyzer, Felthouse y Holzer descubrieron a partir de sus estudios, una relación entre el trastorno de personalidad antisocial y los antecedentes de violencia contra los animales. Por eso, recomendaron que los psicólogos clínicos tomaran muy en cuenta – dado el estudio – la frecuencia, motivaciones, tipos de animales maltratados y naturaleza de los abusos. 
En un grupo formado por 96 adultos que cometieron crímenes, resulto que la mitad había practicado graves actos de violencia contra animales. No por casualidad el ex agente del FBI Robert K. Ressler afirmó que “los asesinos desde muy jóvenes, nunca aprendieron cuan mal está arrancarle los ojos a un perro”
Sujetos con antecedentes de violencia contra los animales, son 5 veces más propensos a cometer violencia doméstica. Además, según estudios recientes, 36% de los asesinos seriales, vivió episodios de crueldad contra los animales durante su infancia. Un porcentaje que llega a 46% en la adolescencia.
Según profesionales en psicología no todos los individuos que hubieran maltratado animales serán agresivos con humanos, PERO casi todos los individuos que cometen crímenes contra humanos participaron en episodios de crueldad animal durante su infancia, por tanto este es un predictor importantísimo de los trastornos futuros de conducta.
LAS PENAS SOBRE LOS ABUSOS
El trastorno de conducta es corregible, pero cuando ha evolucionado hacia un trastorno de personalidad antisocial, es muy difícil hacer algo al respecto. En España por ejemplo, el artículo 337 del Código Penal determina prisión de 18 meses en los casos de violencia contra los animales que lleve a la muerte o cause lesiones graves, explotación sexual y abandono.
SIN EMBARGO para ir a prisión por abusar de un animal es casi como una utopía, siendo que por tratarse de una pena menor de dos años, puede ser excarcelable y las multas asociadas, de unos 300 Euros, son ridículas y en vez de imponer respeto y temor de las consecuencias, causan burla en quien ha cometido el maltrato.
Nada más en 2013, fueron iniciados 515 procesos judiciales por crímenes de malos tratos a los animales, que apenas produjeron 60 condenas, de las cuales, ninguno cumplió prisión efectiva.

Ésta triste realidad jurídica no es solo patrimonio de España, sino que la vemos en todo el mundo, donde a pesar de ver aberraciones siendo cometidas, las penas no van en relación a la gravedad, porque la justicia tarda, o se niega, a sacar de la categoría de “cosa mueble” a los animales.

El ESPECISMO es la discriminación contra seres que pertenecen a otras especies que no sean la humana, en su visión está el “utilitarismo” que muchos humanos adoptan con relación a los animales, es decir, muchos piensan que la razón de existir de los animales es brindar un servicio o cumplir un fin a favor del humano y la verdad es que no es así.
Para que toda esta situación sea superada, es de vital importancia fomentar la educación en valores de respeto y compasión por los animales, no solo en el ámbito familiar, sino en las escuelas y centros educativos. Enseñar RESPETO por un ser vivo y lo despreciable que es la crueldad animal, puede ser la base para comenzar a reducir los hechos de maltrato.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Por otra parte, jueces, fiscales y abogados integrantes de los sistemas jurídicos de cada país, así como legisladores deben entender la gravedad del problema y no legislar livianamente como para “cumplir y calmar los ánimos”, porque la mayoría de leyes que con muy poca voluntad han votado, realmente son inaplicables a una realidad que se vuelve más y más violenta cada día, por parte de sujetos que se burlan de la imposibilidad de perseguirlos judicialmente.
El Bienestar Animal no es ningún antojo, es menester atender éste asunto, porque de no hacerlo, estamos generando el caldo de cultivo para sociedades que, lejos de evolucionar, se irán cada vez más atrás y solo formarán personas que ni siquiera conocen sus límites y eso, siempre acaba significando crímenes no solo de “apenas un animal”, sino que luego, son vidas humanas las que se pierden.

Comparte ésta información con todos!

Si desea conocer más sobre las
manifestaciones en contra del maltrato hacia los animales, así como
movilizaciones por sus derechos puede dar clic
 aquí
Ayúdanos con tu difusión y únete a nuestra comunidad animalista:

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.5&appId=762141077247980”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Image and video hosting by TinyPic

Loading...
Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario