[CRITICO] Osezno huérfano llora por su madre en medio del bosque y es ayudado por personas de buen corazón

Osezno-hu%C3%A9rfano-llora-por-su-madre-en-medio-del-bosque-y-es-ayudado-por-personas-de-buen-coraz%C3%B3n-1

Los gritos de un bebé oso negro, llevaron a Bill Lea y un amigo, a encontrar éste pequeño huérfano en el bosque, gritando por su madre, temblando de frío por causa de la lluvia y agarrándose del gajo de un árbol.

((__lxGc__=window.__lxGc__||{‘s’:{},’b’:0})[‘s’][‘_202422’]=__lxGc__[‘s’][‘_202422’]||{‘b’:{}})[‘b’][‘_594532’]={‘i’:__lxGc__.b++};

Ambos amigos, antes de nada más, notificaron al Great Smoky Mountains National Park, de los Estados Unidos y les pidieron por el rescate de éste cachorro huérfano. Los funcionarios del parque creyeron necesario monitorear la situación y ver si la madre del cachorro volvería por el dentro de las 24 horas siguientes, antes de intervenir.
Ellos nos permitieron que nos quedáramos observando al pequeño desde una cierta distancia, entonces nos quedamos sentados durante el día entero, hasta anochecer en el bosque con los binóculos. Cuando retornamos a la mañana siguiente, antes del sol nacer, el bebé había desaparecido” dice Bill.
Y agregó “Pensando que el aún estaba en aquella área, le pedí a un guardia forestal para que llamase a la división de vida salvaje del parque para ver si lograban localizar el pequeño
Un técnico de vida salvaje del parque llegó cerca de 1 hora después de comenzar la búsqueda de éstos dos amigos tras el pequeño. Ellos se separaron para cubrir mayor terreno buscándolo y pasaron alrededor de 4 horas haciéndolo, mucho de ese tiempo en silencio, esperando oír ruidos que pudiesen llevarlos hacia el pequeño.
Cuando ya estaban perdiendo la Fe de encontrarlo, Bill volteó a un lado y vio entre los matorrales, dos pequeñas orejitas y la parte superior de la cabeza de un pequeño cachorro, sentado en la base de un árbol. El estuvo silenciosamente mirándola todo el tiempo, temiendo que pudiera ser un predador, y por eso se escondía para que no pudiera encontrarlo fácilmente.
La única forma de alcanzarlo antes de que lograra subir en aquel árbol y huir de la vista de todos, era arrastrarse por el suelo y cuando estuviera a poca distancia del cachorro, comenzar a conversar suavemente con él. Bill se Dio cuenta de cuan cansado estaba el pequeño, luego de todo el tiempo solitario en el bosque sin su madre. A pesar de todo, el intentó dar un salto para escaparse, pero cayó a un lado de Bill.
Yo nunca había visto un animal tan lindo y tana asustado a la vez. Estaba temblando, sus pequeños ojos azules nerviosos, me evaluaban todo el tiempo. Yo le hablé suavemente y gentilmente acaricié su cabeza y el comenzó a relajarse, quizás allí se dio cuenta que yo era un predador. Fue el momento en que yo lo alcé en mis brazos y busqué salir del bosque juntos

((__lxGc__=window.__lxGc__||{‘s’:{},’b’:0})[‘s’][‘_202422’]=__lxGc__[‘s’][‘_202422’]||{‘b’:{}})[‘b’][‘_594532’]={‘i’:__lxGc__.b++};

El cachorro se agarro de Bill con todas sus fuerzas y de regreso a la carretera, un técnico de vida salvaje, lo colocó en un transportín y lo llevó al Appalachian Bear Rescue (ABR – Rescate de Osos Appalachian), donde el equipo lo bautizó como Fergus y se preparó para cuidar de él, hasta que pudiera ser regresado a la naturaleza a finales de año.
El pesaba poco más de un kilo, pero éste pequeño bebe era un luchador. Recé para que pudiera vivir una larga vida luego de ser liberado en la naturaleza, pero luego de algunos días las noticias no fueron alentadoras en absoluto” dice Bill.
El se había herido y el corte se había infectado, su débil sistema inmunológico no había podido combatir aquella infección y fue llevado de urgencia a la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tenesee, donde recibió cuidados y antibióticos. Pero infelizmente la infección estaba muy avanzada para que su cuerpo resistiera y acabó falleciendo pocas horas después, a pesar de los antibióticos y tratamientos.
El santuario tenía planes de reunir a Fergus, con otro cachorro huérfano de 3 meses de edad llamado Finnegan, para que ambos se hicieran compañía. Finnegan continúa su rehabilitación en soledad ahora, desde que Fergus no superó su infección generalizada.

((__lxGc__=window.__lxGc__||{‘s’:{},’b’:0})[‘s’][‘_202422’]=__lxGc__[‘s’][‘_202422’]||{‘b’:{}})[‘b’][‘_594532’]={‘i’:__lxGc__.b++};

El Appalachian Bear Rescue está ABARROTADO de osos bebés desde el final del verano (del hemisferio norte) del año pasado, cuando las fuentes naturales de comida que los osos negros necesitan para vivir (frutas y nueces) comenzaron a secarse. Ésta falta de comida está siendo devastadora para la población de osos negros de la región, haciendo que muchos estén hambrientos e incapaces de cuidar de sus bebés, aún recién nacidos.
En la ABR han sido recibidos 30 cachorros de oso negro huérfanos, apenas durante el último invierno (del norte), lo cual es un número elevadísimo, provocado por la actividad destructiva del hombre sobre el hábitat, empujando a los animales a cometer comportamientos antinaturales, como abandonar sus hijos por hambre extrema. Fergus no lo logró, pero varios otros aún están luchando por recuperar sus vidas.
Tú puedes saber más sobre su trabajo de protección de los osos huérfanos y ayudar a la recuperación de osos como Finnegan y otros a través de su página de Facebook AQUI
Si desea conocer más ejemplares y
conmovedoras historias de animales puede ingresar dando clic
 aquí
Ayúdanos con tu difusión y apoyo. Únete a nuestra comunidad animalista:

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.5&appId=762141077247980”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Image and video hosting by TinyPic

Loading...
Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario