Contra el maltrato del oso Arturo en Mendoza: Ahora se suma Greenpeace.

oso-polar-Arturo-sigue-padeciendo-el-terrible-calor-y-el-encierro-en-Mendoza-Argentina-011

El maltrato que viene sufriendo el oso polar “Arturo” ah despertado el interés de la organización ecologista internacional a través de su página web que se suma juntando firmas para que el animal sea trasladado a un parque especializado en Canadá.



Argentina .- Desde hace tiempo varias organizaciones se quejan por las altas temperaturas que debe soportar el animal por no estar en su hábitat natural.
“El oso polar Arturo está encerrado en el Zoológico de Mendoza lejos de su hábitat natural. Tiene 29 años y está sufriendo el calor en pésimas condiciones de encierro. Un parque especializado en osos polares de Canadá quiere socorrerlo, pero el Gobernador de la provincia, Francisco Pérez, se opone”, indica el sitio web.

Escribile ahora y pedile al Gobernador que mejore de inmediato las condiciones de Arturo y que permita a los especialistas del parque Assiniboine analizar al animal para su posible traslado a Canadá, manifestaron desde Greenpeace.
Hace click aquí para ingresar a la petición de Greenpeace.
La nota completa del sitio web de la organización:
No tiene ningún sentido mantener un oso polar en una provincia como Mendoza y un país como ArgentinaEl eje de discusión no puede ser si el oso “Arturo” está bien o mal mantenido. Habría que preguntarse para qué se quiere mantener osos polares en el Hemisferio Sur. ¿Para salvarlos de la extinción? ¿Desde Mendoza? ¿Y con un único ejemplar? Claramente no es éste el objetivo. El objetivo del zoológico de Mendoza debe ser salvar las especies amenazadas de la región y del país. La respuesta para este oso polar es trasladarlo a un centro de conservación que pueda brindarle las características del entorno al que pertenece ya que, por haber nacido y vivido durante 29 años en cautiverio, Arturo no puede ser insertado en su hábitat natural.

El zoológico de Mendoza debe transformarse, ya que se fue degradando y confundiendo su misión y hoy no se encuentra en estado óptimo para mantener a sus animales.
Si el zoológico de Mendoza como los del resto del país no pueden transformarse en un centro de conservación debería desaparecer, porque -de lo contrario- seguirá “consumiendo” animales, en lugar de reproducirlos y reintroducirlos donde han desaparecido o se han extinto localmente.
Greenpeace trabaja por la conservación de ecosistemas y por la protección de ambientes naturales que son el hábitat de especies animales y vegetales. La mejor forma de proteger a los animales es respetando sus hábitats, amenazados por actividades humanas que han llevado a cientos de especies a la extinción, a ser víctimas del comercio y ser encerrados en lugares de divertimento.
Un ejemplo del trabajo de Greenpeace es la campaña del Ártico, hábitat del oso polar, que está siendo amenazada por empresas como Shell y Gazprom que comenzaron a extraer petróleo de la región poniendo en riesgo el ambiente.
En Argentina Greenpeace trabaja también por la protección de bosques nativos y contra la deforestación que ha puesto en jaque especies como el jaguareté.
Greenpeace no acuerda con la existencia de los zoológicos tal como se los conoce en la actualidad. Los zoológicos deben transformarse en centros de conservación de especies y de educación ambiental. Frente a la crisis ambiental mundial y la constante pérdida de biodiversidad no se debe mantener animales silvestres (muchas veces, de especies amenazadas) sólo con fines de exhibición o de esparcimiento.
Un zoológico hoy debería cumplir con los siguientes objetivos de forma simultánea: conservar, educar, investigar y recrear. Todo esto solo es posible si se cumple con un requisito fundamental: llevar adelante las mejores prácticas conocidas de bienestar animal.
Muchos animales han nacido y vivido en cautiverio durante toda su vida y otros tantos han perdido su hábitat natural por lo que deben ser protegidos. Por eso es imperiosa su conservación en centros destinados a tal fin en cada región.
Nuestro país tiene una riqueza específica enorme, pero en gran medida amenazada. Por consiguiente, cualquier el zoológico debe transformarse en un centro de conservación con foco en las especies amenazadas o con problemas de la Argentina. Dicho de otro modo, los zoológicos deben dejar de exhibir (y mantener) especies de otros países o regiones.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Loading...

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario