Conoce los ocho mitos más populares sobre los gatos

sabias-que-la-forma-de-la-cara-de-un-gato-te-dice-su-personalidad-011

En diferentes lugares y culturas a través de los tiempos a los gatos se le han adjudicado algunos mitos que hasta el día de hoy se mantienen. Por esa razón, hemos hecho una recopilación de los 8 mitos más conocidos.

Nuestros amigos felinos son seres fascinantes con una personalidad definida y muy independiente en algunos casos, sin embargo, a continuación le mostramos y demostramos la 8 falsas creencias más conocidas que hay acerca de estas los gatos: 
1.   Los gatos son interesados (o traicioneros) 

Clásico mito! Los gatos hacen lo que tienen ganas en el momento en que tienen ganas de hacerlo. Tu puedes llamarlo tanto cuanto quieras, que si ellos no quieren, no van a venir.

No son obedientes como los perros y esto es algo que irrita a muchas personas. Claro que ellos vienen corriendo cuando abres esa lata de paté delicioso, pero ¡quien no haría eso! Ellos no son interesados… son interesantes!

2.   Los gatos transmiten Asma

Esto ES totalmente falso. El Asma felina es totalmente diferente del Asma humana. Uno no se transmite al otro. Las personas que nunca han convivido con gatos también tienden a pensar que el ronroneo son silbidos del pulmón, pensando que solo por eso el gato tiene problemas respiratorios. Esto se trata apenas de un ruido que ellos hacen cuando están relajados y felices.

3.  Los gatos no se llevan bien con los pequeños de la casa

Gran parte de los gatos vive tranquilo únicamente rodeado de niños/as en la casa, algunos son más dóciles que otros, sin embargo algunos de ellos son más reservados y pueden ser temperamentales con los niños de la casa, sobre todo cuando la mano les pesa a la hora de hacer cariños y juegos.

El secreto está en la socialización de ambos y en el respeto del espacio de ambos. Los padres deben acompañar los primeros contactos de los niños con el animalito y enseñarlo a cómo tratar con el animalito y explicándole bien que los gatitos aprecian mucho durante el día sus momentos de paz en donde es preferible no molestarlo ni siquiera para invitarlo a jugar.

4.  A los gatos les gusta la casa, pero no el dueño de casa 

Pregúntale a cualquier gatero, todos dirán que esto no tiene sentido alguno. A ellos les gusta su casa con el dueño incluido en ella sin lugar a dudas. Los felinos son muy apegados al ambiente físico, pero también se apegan a sus dueños. Luego que un dueño muere, muchos de ellos entran en depresiones severas e inclusive muchos de ellos acaban muriendo de tristeza.

5.   Los gatos tienen siete vidas.  

Lamentablemente este mito no es cierto. Ganaron esta fama falsa por saltar desde alturas increíbles sin siquiera rasguñarse. Sin embargo los gatitos son bastante sensibles y necesitan cuidados especiales. Los problemas con su parte emocional pueden derivarse en enfermedades graves renales y respiratorias entre otras. 

Ellos somatizan lo que sucede. Ha habido casos en que los dueños han pasado por procesos de quimioterapia en donde sus gatos sufrían de vómitos conjuntamente con sus dueños.

6. Gatos con SIDA Felino pueden transmitir la enfermedad a los humanos

Tanto como el SIDA humano, el virus del SIDA felino (que se llama FIV), ataca el sistema inmunológico. Pero de ninguna forma los humanos no son infectados por este virus felino. Ya, otros gatos pueden ser contaminados a través del contacto con la sangre y la saliva del gato enfermo.

7.   Los gatos negros dan mala suerte

Vamos a ver… Estamos en el Siglo 21 y no en la Edad Media! Los gatos negros no traen ni buena ni mala suerte. Solamente pensar que exista gente que piensa que los gatos negros dan mala suerte y acabe maltratando (y hasta matando) pobres animales solo por el color de su pelaje, es la falta de evolución más notoria de un ser humano.

8.  Los gatos son menos divertidos que los perros

Se trata de un debate que no nos lleva a ningún lugar. Algunos gatos son del equipo de los perros y no paran en todo el día de jugar y jugar; otros gatos son más “ortodoxos” y son del equipo de los gatos y se comportan como tales. 

 

Tanto el perro como el gato son animales diferentes y poco comparables. Cada dueño puede ponderar la calidad que busca en su compañero fiel cuando va a elegirlo como su compañía por mucho tiempo. 

Lo único que no vale, tanto en perros como en gatos, es hablar mal de su comportamiento y formas cuando no se conoce mucho sobre ellos.
Siempre debemos de querer y cuidar a nuestras mascotas porque es nuestra responsabilidad y ellos dependen de nosotros para estar bien y darnos todo su amor.

Si te gusto este artículo y eres un catLover compártelo y hagamos que más personas se unan a este sentimiento felino y de decidan a adoptar un amigo sin hogar sin tomar en cuenta mitos totalmente falsos.

Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Loading...

Image and video hosting by TinyPic

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario