Conmovedor: Un anciano enfermo y deprimido pide reunirse con su amado perro en el hospital

urlhttp3.bp_.blogspot.com-zBRYloIvKcwVEI6Tx3_mJIAAAAAAAAT1sS_YRPGKX90ks1600conmovedor-un-anciano-enfermo-pide-reunirse-con-su-amado-perro-en-el-hospital%2B01
Después de haber agotado todos los tratamientos médicos, los médicos de James Watham recetaron una medicina no tradicional pero llena de amor para la depresión del enfermo de 73 años de edad. Las visitas de su mejor amigo, su amado perro Bubba.
EE.UU.- James Wathen había dejado de comer. Frágil y apenas capaz de hablar, el hombre de 73 años de edad, le susurró a un trabajador de la salud que se perdió su perro, un chihuahua de un solo ojo que no había visto desde que los paramédicos lo llevaron lejos a un centro hospitalario de Kentucky. 
James ha estado hospitalizado desde septiembre en el Baptist Health Corbin. Él tuvo que dejar a su perro cuando fue al hospital. Bubba ha sido el fiel compañero de James, después de que lo adopto al ver que solo tenía un ojo hace 5 años y ahora, como era de esperarse, él lo extrañaba mucho.
No fue fácil para la Jefa de Enfermería Kimberly Probus, encontrar a Bubba en un primer momento. El Chihuahua fue inicialmente puesto bajo el cuidado de un veterinario, pero luego fue dado a un amigo de la familia y después, estuvo en varias casas de acogida relacionadas con el refugio Knox Whitley Animal Shelter
Kimberly habló con el refugio para tratar de encontrar a Bubba y se enteró de que el perro (al igual que su dueño) extrañaba tanto que no estaba comiendo. Incluso Bubba había escapado de una de sus casas de acogida sólo para intentar volver a casa de James.
“El perro dejó de comer hace una semana, lo cual es muy extraño”, dijo Mary Ann Smyth, presidenta del refugio a Today.com. “El perro que no sabía dónde estaba James y James no sabía donde estaba el perro y lo creas o no, los dos dejaron de comer más o menos al mismo tiempo.”


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Fue así que se hicieron los planes para llevar el pequeño perro, que carecía de los dientes en la fila inferior junto con su ojo derecho, al hospital durante el fin de semana.
“Estaba tan triste al principio. Lo habíamos envuelto en una manta de bebé y él estaba temblando”, dijo Mary Ann. “En el momento en que llegamos a unos 20 pasos de la habitación de James, levanto su cabecita. Su único ojo se puso muy brillante y él era como un perro diferente“.
Ella dice que una transformación similar tuvo lugar en James durante su más o menos 30 minutos reunido en el hospital el sábado con Bubba
Ellos “no pensaban lo que James iba a hacer”, recuerda haber dicho durante su visita inicial al hospital. “Yo tenía estaba cerca de su cama y apenas se le podía entender porque era muy difícil escucharlo. La enfermera tuvo que inclinarse a la derecha contra su cara para escuchar lo que estaba diciendo”. 
No es de extrañar que fue una reunión llena de lágrimas cuando Bubba finalmente llegó a la cama de hospital a visitar a James. Los dos entrañables amigos se abrazaron el uno al otro y Bubba lamió la cara de James antes de recibir las caricias en su regazo en la cama del hospital.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Desde su reencuentro, debido al gran cambio de James, los médicos han recetado más visitas y encuentros de estos grandes amigos
Uno de los mayores problemas que enfrentamos los animalistas es la forma en que algunas personas piensan de ellos. No viendo a los animales como criaturas sintientes, sino como objetos.
Por esa razón, te pedimos que compartas esta emotiva historia con los demás, para mostrar a más gente, la tremenda diferencia que los animales pueden hacer en las vidas de las personas y que se decidan por adoptar animales sin hogar de las calles o refugios.
Para mantenerte actualizado con la mejor información, buenas noticias, denuncias, tiernas historias, vídeos graciosos y todo lo referente al mundo animal suscríbete dando clic (aquí)
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Loading...
Image and video hosting by TinyPic

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario