[CONMOVEDOR] Conoce a “Ted” el perro que salva la vida de su amada dueña todos los días

Conoce-a-Ted-el-perro-que-salva-la-vida-de-su-amada-due%C3%B1a-todos-los-d%C3%ADas-71

“Mi vida en tus patas”… todos hemos oído sobre perros de terapia, pero la historia de Ted y Wendy es realmente algo conmovedor. Conócela!

Todos sabemos del enorme servicio que los perros de terapia hacen por sus dueños y como los ayudan en las más diversas situaciones de una forma increíble, pero la historia de Ted, el ama de llaves y guardaespaldas de cuatro patas en la vida de Wendy, es algo que tocará tu corazón profundamente.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Imagina despertar por la noche y sentir tu garganta tan cerrada que te horrorizas al darte cuenta que no puedes respirar ni moverte, con los músculos contraídos que no te permiten ni siquiera gritar… así es como Wendy despierta frecuentemente por las noches, pero su gran diferencia para estar viva hoy es TED.

En un instante, el se pone de pie, se precipita hacia el botón de pánico ubicado en la pared de la habitación y lo presiona, apenas llega la ambulancia los paramédicos miden mis niveles de oxígeno y me dicen “Que suerte que su marido ha llamado la ambulancia tan pronto, cada segundo cuenta cuando no se puede respirar” y Wendy se sonríe y siempre les responde “Oh no ha sido mi marido, fue mi perro!

Y les agrega “Vea, no solo tengo uno sino dos buenos y amorosos hombres cuidando de mi. Uno de ellos, mi marido hace 24 años que se llama Peter y mi otro “hombre” de cuatro patas es mi amado Ted, mi cuidador de 24 horas, mi ángel de la guarda

Wendy necesita todos éstos cuidados porque nació con la afección de los “niños mariposa”. Su piel es tan frágil como las alas de uno de éstos insectos. Es una condición genética rara que se llama Epidermalysis bullosa (EB) lo que significa que el más mínimo golpe puede provocar que su piel se desgarre o ampolle y cada movimiento es muy doloroso.
Debido a que la EB afecta a todo el cuerpo por dentro y por fuera, la piel de la garganta y boca, también se vuelve muy delicada también. Tos, llanto, o alergia, pueden causar ampollas en todo el tracto respiratorio. Wendy dice que Luego de años de daño, mi garganta ahora es muy pequeña y puedo dejar de respirar en cualquier momento, mi equilibrio también es malo por lo que me puedo caer y eso sería un desastre

A mis 66 años, hace 20 que necesito cuidados de tiempo completo y éstos últimos años, Ted ha sido mi cuidador principal durante casi 8 años. El ha salvado mi vida innumerables veces alertando a los demás cuando he dejado de respirar, pero además con su capacidad de ayudarme a realizar tareas que otras personas dan por sentado que pueden hacer… el ha transformado mi mundo y me ha devuelto la confianza.

“Cada mañana, el me lleva cuidadosamente la ropa que he dejado apartada la noche anterior a mi cama en su boca y me ayuda dándome prenda por prenda. Cuando me ducho, el me lleva la toalla, cuando estamos fuera Ted puede abrir y cerrar puertas, incluso tomar las notas de un cajero automático…. si, el papel de esos aparatos puede cortar mi piel también

A veces, las migrañas aparecen de manera repentina y mi vista desaparece, entonces en esos momentos Ted me guia hasta casa y me pone a salvo. El sabe llevarme evitando baches y otros obstáculos

Hace conmigo la compra semanal, el recoge los artículos que necesitamos de los estantes y los pone en mi cesta de compras, estando en las cajas, toma mi bolso de la cesta con su boca, pone sus patas sobre el mostrador y le da a la cajera para que tome la billetera de dentro. A los empleados del supermercado les encanta verlo y ver lo que él hace por mí” dice Wendy

De regreso a casa, Ted abre la cremallera de mi abrigo con sus dientes y jala suavemente de las mangas para ayudarme a quitármelo. El puede desprender el velcro de mis zapatos y quitármelos. El me ayuda a quitarme la camiseta jalando suavemente sin tocar siquiera mi piel. Ted también es un gran amo de llaves. El pone la ropa para lavar en el cesto de la ropa y luego jala el latón de ropa sucia hacia un lado de la lavadora, todo ello con su boca. Luego me pasa cada prenda y yo hago el resto
Sería imposible describir lo liberador que está siendo para mí que Ted exista en mi vida. Odiaba cuando me cuidaba otro ser humano, yo soy demasiado independiente y detesto tener que depender de otros que siempre te miran como un discapacitado, una persona que no puede tal o cual cosa. Con Ted es diferente, es una relación más equilibrada. El confía tanto en mí como yo en él

La primera vez que vi a Ted tenía apenas cuatro semanas de edad, una pequeña bolita blanca con la felicidad en sus ojos negro azabache y nariz negra. El jugaba en su canil junto a sus 8 hermanos y hermanas, pero tan pronto como le hablé, corrió hacia mí. Yo lo recogí, el puso su nariz contra mi cuello, se acurrucó bajo mi pelo y allí se durmió
“Pedro y yo lo visitamos varias veces las siguientes semanas y cada vez ocurría lo mismo. Empezamos a llamarlo como “Oso Teddy” porque era muy tierno y yo ya me estaba apegando mucho a él. Desesperadamente quería mantenerlo junto a mí, todos sus hermanos estaban allí para ser entrenados como perros de terapia y yo tenía la posibilidad a través de Canine Partners de que pudieran entrenarlo para mi discapacidad en específico y a pesar que su resultado no estuviera “garantizado” inclusive así les pedí que lo intentaran con él

Cuando llegó el día de su evaluación para ser certificadamente un perro de terapia, lo consiguió con la máxima puntuación y el evaluador entregó a Teddy diciéndo “si yo fuera usted me quedaría toda mi vida con éste… hay algo acerca de él…

Hasta hoy yo no se como Teddy lo logró. Obtener puntuaciones máximas en éstos asuntos es algo muy raro, pero quiero creer que él hizo su mayor esfuerzo por mí, así como yo lo hago por él cada día.

Una noche, fue la primer noche que Ted salvó su vida. Después de un día muy ocupado, Peter y Wendy estaban agotados, así que se fueron a dormir para despertar en dos horas. Wendy mientras dormía dejó de respirar y fue entonces cuando ella sintió ese pánico de que su marido dormía profundamente, ella no podía ni hablar y se estaba quedando sin aire….

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Y fue entonces cuando Ted demostró que es un perro de terapia al 10 mil por ciento…. aún sin haberlo entrenado en esa tarea específica, el saltó sobre Pedro y ladraba desesperadamente tirando su almohada y logrando que se despertara para ayudar a Wendy, que miraba todo sin poder creerlo. El alivio fue intenso, Ted acababa de salvar su vida.

“De alguna manera, instintivamente sabía que mi vida estaba en peligro, incluso cuando estaba dormido. Nunca le había enseñado a hacerlo – nunca imaginé que sería posible. A día de hoy, todavía no sé cómo lo hace. Después de esa noche, Ted fue entrenado para presionar el botón de emergencia en nuestro dormitorio con su nariz y despertar a Peter si yo dejaba de respirar. A partir de entonces, dormimos mejor, sabiendo Ted estaba allí para dar la alarma

La llegada de Ted transformó gradualmente mi personalidad. Antes de llegar, yo era consciente de mi condición y mi confianza era baja. Su naturaleza amigable rompió las barreras dondequiera que fuimos, y su apoyo práctico me dio la confianza para salir de casa.

Fue hace unos cuatro años que me di cuenta de lo mucho que dependía de Ted, cuando estaba enfermo y tenía que descansar. Sin él, yo estaba aterrorizada de que alguien se topara conmigo – Podría perder la piel de los codos justo por alguien empujandome mientras pasaba, yo estaba aterrada de caerme… de la noche a la mañana me convertí en una anciana encerrada…. Me di cuenta de lo valiente que Ted me hizo sentir.

Este año será el aniversario Nº 10 de Ted y a sus 12 años el tiene su merecido retiro de todas éstas actividades. El sigue siendo un perro de Canine Partners y normalmente son reasignados a otra familia que no tenga necesidades especiales para que no se sientan en la obligación de seguir ayudando a la persona que lo necesita, sino para que descansen de hecho, pero ni Wendy ni Ted saben si lograrían vivir separados.

“Con suerte aun tengo mucho tiempo para pensar en ello, pero por lo pronto, amo, cuido y quiero a Teddy igual como él me ama y se preocupa por mí” finaliza Wendy
Wendy ha escrito un libro al respecto de su MARAVILLOSA experiencia con Teddy y cómo los animales ayudan a las personas con discapacidad, dandoles confianza y valor para enfrentar la adversidad. Su título es “Mi vida en sus patas – La historia de Ted y de cómo él salvó mi vida” y puedes comprarlo en el siguiente Link:
Si desea conocer más ejemplares y
conmovedoras historias de animales puede ingresar dando clic
 aquí
¿Te gustó ésta historia? Únete a nuestra comunidad animalista:

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.5&appId=762141077247980”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Image and video hosting by TinyPic

Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Loading...

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario