[CONMOVEDOR] Bebé elefante extraviada de su familia, pide ayuda en las puertas de un Santuario

Beb%C3%A9-elefante-extraviado-de-su-familia%2C-pide-ayuda-en-las-puertas-de-un-Santuario-5
Esta bebé elefante, extraviada o abandonada por su familia, no es sólamente un elefante muy inteligente. Ella tiene toda una historia muy particular! No dejes de conocerla aquí

((__lxGc__=window.__lxGc__||{‘s’:{},’b’:0})[‘s’][‘_202422’]=__lxGc__[‘s’][‘_202422’]||{‘b’:{}})[‘b’][‘_596171’]={‘i’:__lxGc__.b++};

La cara de ésta pequeña bebé elefante es comparable a la de un ángel, pero el archivo del Santuario, tiene muchas “incidencias” que la alejan de esa santidad justamente! Aunque,  a diferencia de los humanos, ella lo hace sin ningún tipo de maldad y solo por ser una traviesa compulsiva!
Kamok es su nombre y en su informe en el David Sheldrick Wildlife Trust (DSWT) pueden leerse cosas como “Se fue lejos de su grupo (…) Kamok parece no tener ningún deseo de estar con los demás y beber un poco de leche (…) Hoy tomó desprevenido a uno de los cuidadores y lo empujó a una de las tinas de agua y salió corriendo luego” y así, una serie larga de travesuras!
¿Cuál fue su más reciente “fechoría”?
Cuando estaba rodeada de un grupo de visitantes del santuario, Kamok con su trompa inquisitiva agarró por la cuerda una cámara filmadora de alguien y salió corriendo con ella! Tal cual como si de un ratero se tratara y la multitud no pudo más que reír ante el hecho “vandálico” de la pequeña!
Pero entre toda ésta parte cómica de su vida en el santuario, Kamok tiene una sed por vivir inigualable y todas sus ganas pueden deberse justamente a que, en algún momento ella de verdad creyó que no habría vida para disfrutar…
En Setiembre de 2013, misteriosamente apareció en las puertas justamente de un santuario el Ol Pejeta Conservancy, en Laikipia, Kenia pidiendo ayuda.
No había señales de una manada de elefantes en la zona que pudieran ser su familia. Ella estaba allí sola, con mucha sed y demasiada hambre, por lo que se pensó que hacía ya varios días que se encontraba vagando solitaria.
Apenas podía soportar su peso sobre sus patas débiles y sus articulaciones comenzaban a ceder a tal debilidad. Se estima que, en algún momento se perdió de su manada y por algún hecho esa manada la dejó atrás, porque las madres elefantes son muy protectoras de sus cachorros, por lo que pudo suceder que corrieran espantados por disparos de cazadores furtivos y allí perdiera el rastro.
Fue entonces que el equipo de DSWT voló con un equipo completo de especialistas en elefantes, unos 40 minutos, para poder llegar a verla. Y Kamok, que nunca fue “tímida” los esperaba en la pista de aterrizaje!
Desde hacía varios días, sino semanas, ella estaba privada de leche materna, porque se notaba ya la desnutrición en ella. El equipo llevaba consigo un buen biberón de leche de elefante preparada para darle, la cual se bebió con el apetito de quien hace mucho tiempo espera por eso.
Luego, fue organizado el traslado al santuario de elefantes del DSWT ya que en el santuario que pidió ayuda inicialmente no están especializados en el cuidado de elefantes.

((__lxGc__=window.__lxGc__||{‘s’:{},’b’:0})[‘s’][‘_202422’]=__lxGc__[‘s’][‘_202422’]||{‘b’:{}})[‘b’][‘_596169’]={‘i’:__lxGc__.b++};

Una vez allí, el personal se dio cuenta que sus patas y sus articulaciones no funcionaban correctamente. Ella era más lenta que el resto, y pensaron que quizás fue esto lo que provocó el extravío de su familia inicialmente.
Estas decisiones difíciles que vemos suceder en la madre naturaleza no son maldad de las madres, sino que la naturaleza, es algo tan complejo y perfecto, que decisiones difíciles como éstas siempre deben ser tomadas por los animales, en vista de preservar su propia supervivencia, porque por ejemplo, por proteger a 1 miembro que no está apto lo suficiente para valerse por sí mismo, pueden acabar pereciendo 5 o 10 y la naturaleza los prepara para esto. Nadie dice que es una decisión fácil para una madre hacerlo, pero la naturaleza se debe respetar y para los que no son tan “aptos” estamos nosotros para poder ayudarlos” dicen desde el DSWT
De hecho DSWT comenta que, un elefante apenas 24 horas después de nacido, debe ser capaz de caminar hasta 20 kilómetros acompañando la manada! (¡que diferencia con los humanos! que tenemos que pasar lo menos 2 años para poder caminar sin caer)
Para un bebé nacido con problemas en sus articulaciones, esa primer prueba debió ser algo imposible de superar y por suerte de alguna forma encontró el camino hacia donde la ayuda se encontraba!

((__lxGc__=window.__lxGc__||{‘s’:{},’b’:0})[‘s’][‘_202422’]=__lxGc__[‘s’][‘_202422’]||{‘b’:{}})[‘b’][‘_596170’]={‘i’:__lxGc__.b++};

Poco a poco, el personal del santuario fue devolviéndole la salud y con el tiempo, las articulaciones tambaleantes de Kamok, se hicieron más fuertes y con esa fuerza, llegó su parte “adolescente problema” como es el apodo que se ha ganado cariñosamente entre los voluntarios.
Ella es simplemente una pilluela encantadora. Todos aquellos que la conocen no pueden hacer otra cosa que amarla

Para ayudar al David Sheldrick Wildlife Trust en su misión de ayudar a un sinnúmero de animales como Kamok puedes colaborar haciendo un aporte económico AQUI
Si desea conocer más ejemplares y
conmovedoras historias de animales puede ingresar dando clic
 aquí
Ayúdanos con tu difusión y apoyo. Únete a nuestra comunidad animalista:

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.5&appId=762141077247980”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Image and video hosting by TinyPic

Loading...
Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario