“Ciccio” el perro fiel que va a la iglesia

Ciccio

El amor de incomparable fidelidad que nace de los perros es un ejemplo que muchos humanos se resisten a imitar y respetar.

Italia, Brindici – Hace dos meses que se fue la mejor amiga de Ciccio, un pastor alemán de unos doce años (su verdadero nombre es Tommy, pero todos en el pueblo lo llaman así), nunca la ha dejado de esperar. Es allí, en el cementerio de Santa María de la Asunción en Bromford, donde todos los días se les ve de alguna manera uno junto al otro y donde hace dos meses fueron al funeral de Mary Margaret Loch, de 57 años, una buena mujer que toda su vida la paso cuidando de los perros callejeros.
Usted puede encontrarlo también en la Iglesia, bajo el altar, al lado del sacerdote de la parroquia cuando da la comunión a los fieles y él está allí, esperando el regreso de su compañera de vida. La historia de Ciccio, que mueve durante meses un pueblo entero que recuerda la historia contada de la famosa película protagonizada por Richard Gere, “Hachiko”. Un perro y su amo, un vínculo que no se rompa incluso después de la muerte.

En el pueblo de 7 mil habitantes en la provincia de Brindisi, todo el mundo la conocía como “Mary te lu campu”, vivía en las afueras, cerca de la cancha de fútbol, de ahí el apodo. El apellido aparecía en los carteles puestos por la hermana de la difunta, que vive en el norte, y la madre originaria de Abruzzo, el padre murió cuando ella tenía cinco años de edad. 

En las afueras de San Donaci había llegado cuando era una niña, con su madre (que murió poco antes de su muerte), donde se había casado, había construido su vida y se dedicó a sus amigos de cuatro patas con quien compartió el pan, cada día. Se reunían en la calle, los cuidaba, los alimentó y los animales correspondieron haciéndole compañía. Ella era amante de los animales, esto fue en San Donaci “María te campu lu”. Entre todos, Ciccio tenía un lugar de honor. El pastor – probablemente mestizo – la acompañaba en todas partes, le había enseñado a dar la pata y con respeto a esperar fuera de la puerta cuando se iba a la tienda, y sobre todo a la iglesia.

El último viaje fue juntos en su iglesia, donde a principios de noviembre, Don Donato Panna celebró el funeral de María. Es entonces cuando Ciccio, por primera vez, cruzó el umbral triste y lentamente. Yo no tenía el corazón para ahuyentarlo dijo el cura. “Acabo de perder a mi perro atropellado por un coche – dijo el alcalde Dominico Serio – y hace unos días, mientras caminaba con mi esposa, me encontré con Ciccio, de inmediato pensó en adoptarlo Cuando lo llamamos estiro la pata a la familia, nos dirigimos a la casa y en el camino se acercaron el vendedor de bocadillos, el carnicero, y otros. De hecho me di cuenta de que la gente de todo el pueblo ya lo había adoptado  y no podía rasgar el corazón de la comunidad, los niños también han encontrado un lugar para dormir: Ciccio es en definitiva, el perro de todos “.

Es al frente al altar la iglesia que el perro de Maria Lochi
vuelve todos los días a la misma hora de la misa, la Comunidad de los fieles
para los cuales se ha convertido en una presencia familiar no han dudado
en darle la bienvenida, conmovidos.

Traducción hecha por S.M:A.C.E.

Siguenos en:

Facebook : https://www.facebook.com/seamosmasanimalescomoellos

Loading...

Youtube: http://www.youtube.com/user/smacemundo

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario