Cada vez hay más perros consumiendo marihuana en Estados Unidos

marihuana-perros

Cada vez más perros consumen marihuana en dos estados en EE.UU donde está legalizada esa droga para usos medicinales.

En los últimos años, el uso de marihuana con fines medicinales se ha extendido rápidamente por Estados Unidos pero los expertos advierten que la popularidad de esta planta está teniendo efectos insospechados para el mejor amigo del hombre.
Los veterinarios de algunos de los estados en los que se ha legalizado el cannabis para usos terapéuticos, como California o Colorado, están registrando un aumento considerable en el número de perros que deben ser tratados por intoxicación de marihuana.
Los especialistas explican que, por lo general, los animales ingieren de forma accidental alimentos como pasteles o galletas que contienen esta planta o alguno de sus derivados o se comen los cogollos secos de marihuana que guardan sus dueños.

Los síntomas de la intoxicación -que en la mayoría de los casos es tratable- incluyen, entre otros, falta de coordinación, temblores, pupilas dilatadas, vómitos, letargia, incontinencia urinaria y cambios en el ritmo cardíaco.
Un estudio publicado hace unos meses en la “Revista de Emergencias y Cuidados Intensivos Veterinarios” de EE.UU. concluyó que, entre 2005 y 2010, los casos de perros que debieron ser tratados en Colorado por haber ingerido marihuana se multiplicaron por cuatro.
Según le explicó a BBC Mundo Elisa Mazzaferro, una de las autoras de la investigación, el número de intoxicaciones registradas en ese estado creció exponencialmente tras la legalización de la marihuana medicinal. Antes en el área de Denver tratábamos anualmente a unos cuatro o cinco perros. En los últimos años los casos han ido aumentando a medida que se han ido abriendo más dispensarios”, señaló la experta.
“Para asegurarnos de que no era de un fenómeno local, recogimos información de varias partes del estado y los datos mostraban un incremento significativo en el número de perros intoxicados”, agregó.
Mazzaferro y sus colegas examinaron los casos de 125 perros que fueron tratados en dos centros veterinarios. Dos de los animales fallecieron.
Para las intoxicaciones leves se recomienda meter al perro en un lugar con poca iluminación a la espera de que se le pasen los efectos, que suelen ser visibles entre 30 y 60 minutos después de que se haya ingerido la marihuana.
Si el caso es más grave, la experta cree es necesario llevar al animal a un centro veterinario donde puedan controlar sus signos vitales y le suministren, si es necesario, fluidos intravenosos o medicación contra los vómitos.
Brutlag aconseja a los consumidores de marihuana que tengan perros que, tal como debe hacerse con los medicamentos, guarden el cannabis en un lugar seguro para evitar tener que salir corriendo a un servicio de urgencias.
Vía : BBC Mundo

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Loading...

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario