BRUTOCRACIA! Aduana de el Prat quiso devolver o matar un a cachorro por no poder leer su microchip

Buddy-11

Este caso refleja fielmente cuando el trámite aduanero, se transforma en lisa y llana BRUTOcracia, atentando contra la salud y el bienestar de los animales. Este es el calvario de del pequeño Buddy… por culpa de las autoridades de aduanas en El Prat de Barcelona.



Las autoridades, en lo que pueda llamarse el colmo de la incompetencia, han querido apelar a la eutanasia de Buddy, un cachorro de 4 meses de edad, que había arribado al aeropuerto de El Prat en Barcelona, España el Viernes en un vuelo desde Nueva York. Y todo esto, solo porque fueron incapaces de leer su microchip.
El pequeño Buddy llegó en una caja sellada con un pasaporte de mascotas, certificado por veterinario y toda su documentación en orden. Pero el personal de aduanas en el aeropuerto de Barcelona no pudieron leer su microchip con el lector que tenían disponible y por tanto no autorizaron su entrada en España.
En el momento en que las autoridades se encontraron con ese problema “técnico” su dueña, la Sra. Irene Sola, estaba esperando para recoger a su mascota y acto seguido se le dijo que si no podía proporcionar ella una máquina que pudiera leer el microchip de Buddy entonces el perro se devolvería a los EE.UU. o sería puesto a dormir… ASÍ NADA MÁS…
Ante semejante salvajada burocrática y a vistas claras de la mínima voluntad de buscar soluciones RAZONABLES por parte de las autoridades, que buscaran preservar la vida y el bienestar de Buddy y no que tan solo lo trataran como una cosa que por ser “no conforme” se devuelve o se descarta.

Viendo el panorama de que a las autoridades les daba igual meter al pobre animal otras decenas de horas en un vuelo o matarlo, o que solicitaban a su dueña que proveyera un aparato para leer chips… cuando es el deber de las autoridades contar con un aparato de este tipo, entre otras salvajadas burocráticas del tema, se creó una petición en la página Change.org para solicitar una rápida resolución del caso. La petición recibió hasta la media tarde del lunes más de 57.000 firmas.

En esta foto podemos ver el tamaño de “amenaza” que es Buddy… 
A pesar que no era su obligación, ni su responsabilidad, sino de las autoridades, Irene (la dueña de Buddy) se pasó todo el fin de semana buscando otros lectores de microchips. Hasta la mañana del lunes, había logrado conseguir y probar 12 lectores, pero con ninguno de ellos obtuvo éxito. 
Hemos tratado de leer el microchip con diferentes lectores, pero hemos tenido poca suerte, tal vez porque es estadounidense“, se lee en el texto de la petición de Change.org.”
El perro no está en condiciones para ser devuelto a los Estados Unidos y no podemos permitir que sea sacrificado“, continuó.
El cachorrito, había sido traído desde Ecuador a través de Nueva York con el fin de reunirse con su dueño en España, había estado esperando en la caja sellada desde que llegó la mañana del viernes al aeropuerto. Allí había estado encerrado, sin que se les da agua, alimentos o cualquier ejercicio hasta que el permiso se concedió finalmente para que su jaula fuese abierta el domingo por la noche.
El veterinario en Nueva York, quien facilitó documentación del cachorro antes del viaje a España se ha ofrecido a enviar un documento notariado confirmando que el cachorro está vacunado correctamente. Envió un email oficial asumiendo la total responsabilidad sobre el estado de salud del animal y certificando que estaba todo en orden con el… pero ni aún así, querían en aduanas dar el brazo a torcer.
Mail enviado por el Veterinario de Buddy en Nueva York
LA VETERINARIA DEL AEROPUERTO NO LO CONSIDERÓ UNA URGENCIA
Irene agregó un dato no menor a la omisión y descaso que se
hace a la cuestión animal por parte de las autoridades del aeropuerto “Llamamos
a la veterinaria del aeropuerto, pero era viernes por la tarde y no consideró
que la situación del cachorro fuese una urgencia. Así que nos contestó que
volvía el lunes
”, ha dicho. 
En vista de todo, el caso movilizó inclusive a la organización PACMA quienes se ofrecieron para asumir el caso y poner a disposición uno de sus abogados para que fuera delante del juez el lunes en Barcelona a discutir y obtener el permiso de ingreso para Buddy a España.
Y AL FINAL DEL DÍA… VICTORIA PARA EL SENTIDO COMÚN!!
Luego de tanto desgaste y situaciones de nervios para su propietaria, y ni que hablar para Buddy, que se encontraba preso, con mínimos cuidados, en el aeropuerto de Barcelona. Es el día de hoy que el sentido común (el menos común de los sentidos humanos) ha aparecido y logrado salvar la vida de Buddy.
Irene esperando saber de la decisión de las autoridades sobre el destino de su amado Buddy
Al final del día, las autoridades han concedido un período de cuarentena de 21 días en donde Buddy deberá permanecer en un sitio indicado por las autoridades y sólo luego de estos días, será devuelto a su dueña con permiso de permanecer en España.
Mientras las autoridades se devanaban los sesos en cómo hacer las cosas aún peor, Buddy pasó el fin de semana encerrado en un cajón, mientras esperaba que se tomara la decisión de o bien ser devuelto a Nueva York, o ser asesinado.
Y es entonces que la presión de las redes sociales (BIEN UTILIZADAS) dio sus frutos y las autoridades ya dándose cuenta que de seguir adelante esto sería peor de lo que ya era, decidieron dar un indulto a la vida de Buddy… 
De seguro que a nadie le debe gustar ver 86,745 personas enojadas con uno sabiendo que uno está haciendo mal su trabajo… y la petición lanzada en Change.org reunió todas esas voluntades en tan solo tres días, solo pidiendo QUE LAS COSAS SE HAGAN BIEN y nada más que eso.
Irene feliz con Buddy ya con la resolucion de cuarentena tomada
La noticia dada el día lunes por la tarde, fue un gran alivio para Irene la dueña de Buddy. Le comunicaron que él pasaría 21 días en una perrera para transcurrir una cuarentena y finalizado este período el podría regresar a casa con ella.
La victoria se logró a las voluntades sumadas en el petitorio y a la participación de los abogados de PACMA en el caso.
Buddy llegó a El Prat en la mañana del Viernes con toda su documentación en orden pero los lectores que tenían en aduanas no podían detectar su microchip” ha dicho la abogada del caso Irene Gonzalvo
Tomamos el caso además de para evitar una muerte innecesaria, porque las autoridades querían dejar a Buddy en una caja, como que se tratara de equipaje sin reclamar, en las instalaciones de almacenes, sin comida ni agua y todo esto luego de un extenuante viaje desde Nueva York… eso sin lugar a dudas hubiera sido flagrante maltrato animal” 
La dueña de Buddy estaba desesperada, ella solo quería a Buddy con ella, mientras el pobre animal se encontraba solo en un galpón helado y desierto” finalizó la abogada.
El equipo de abogados ha presionado a las autoridades citando regulaciones de la Unión Europea sobre el cuidado de animales vivos en los aeropuertos y exigió que Buddy, de cuatro meses de edad, fuera entregado al cuidado de un veterinario de confianza.
Finalmente y gracias al enorme apoyo recibido a través de las redes sociales, la administración “accedió” a entregar al animal a una cuarentena” ha dicho la abogada Gonzalvo.
Algo más que la ayuda que nos podemos brindar entre todos para un fin noble, debemos aprender del caso de Buddy. 
“Nunca jamás un animal debería ser retenido en similares circunstancias o siquiera considerado su sacrificio, solamente por la incompetencia de las autoridades” insistió la abogada. “El caso de Buddy nos da una lección del poder que las personas tienen cuando se ponen de pie y dicen NO al maltrato animal”.

Para firmar el petitorio por Buddy puede ingresar dando clic aquí

Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

ARTÍCULOS RECOMENDADOS:
Image and video hosting by TinyPic

Loading...

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario