[AYUDEMOS] Mujer deja hasta de comer para amparar 144 animales sin hogar

Mujer-deja-hasta-de-comer-para-amparar-144-animales-sin-hogar-3
A este limite ha llegado una buena mujer que necesita hoy más que nunca nuestra ayuda. Conoce su historia aquí…

Perros y gatos que viven abandonados por las calles de Ilhabela (Sao Paulo, Brasil), tienen hace 20 años en la ciudad una defensora de sus derechos, que se ha convertido en el ángel de la guarda de un sinnumero de ellos. Dochie Dobrota, de 59 años de edad, ha llegado hasta vender su propio ordenador y otros aparatos electrónicos, además de haber cortado su servicio de Internet para aprovechar cada centavo en la compra de ración para los 46 perros y 95 gatos que ella amparó de las calles durante éstos 20 años y que actualmente y con mucho sacrificio protege.
La mayoría de sus pequeños están en una edad avanzada y algunos enfermos. Gran parte del salario que ella gana como recepcionista en un supermercado de la ciudad, lo destina prácticamente íntegro para la compra de ración cada mes.
Muchos de los pequeños fueron encontrados con enfermedades terminales, cáncer y hasta mutilados “Animales enfermos, discapacitados que nadie quiere adoptar, es eso lo que yo tengo aquí. La gente prefiere a los saludables y bonitos y yo no entiendo que le ven de feo a mis pequeños, si son todos hermosos no lo crees?
Para ampararlos ella construyó un canil y una gatera improvisados, utilizando restos de madera y cercas de alambre en los fondos de su humilde casa, también hecha de madera, ubicada en el alto del Morro en la Estrada do Camarao. A pesar de no tener vecinos cercanos (el más próximo a 1 km) ya recibió quejas de sus “vecinos” por el ladrido de la manada.
En 2012, la prefectura de Ilhabela demolió el canil y la gatera erguidos por ella “No me notificaron, no me avisaron. Simplemente llegaron aquí y echaron todo abajo” cuenta Dochie recordando la desesperación que pasó para abrigarlos cuando ya no tenía los techos de sus “casas” para resguardarlos de las bajas temperaturas.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
A razón de este atropello, Dochie ingresó una acción judicial por daños morales contra la prefectura, que fue condenada a responsabilizarse por el 60% del consumo mensual de ración para los perros y gatos. La prefectura además debía entregar los insumos para el mantenimiento del refugio mantenido por Doña Dochie.
El incumplimiento de la orden judicial podría resultar en un crimen comprobable administrativamente. Pero tres meses después de sancionada la orden judicial, según Dochie, la prefectura logró derrumbar la orden judicial y paró de proveer la ración. La abogada de Rochie, Dra. Maria Fernanda Carbonelli, ingresó un recurso en el Tribunal de Justicia de Sao Paulo, que busca mantener la condena por daños morales.
La prefectura informó por medio de un comunicado que fue condenada de forma “parcial” pues la condena se refiere al pago de indemnización por la demolición del canil, que según la administración fue construido de forma irregular. Reproduciendo un extracto del documento la prefectura destacó que “no hay cualquier obligación del municipio a ofrecer alimento a perros y gatos refugiados por particulares, aunque tengan una actuación más expresiva que aquella que se espera del ente político que está ocupado de la contención de animales abandonados
La administración informó también que con base en el documento, que la decisión deja “claro” que el único deber asumido por la administración pública local es la castración y vacunación gratuita de los animales que están bajo la custodia de particulares. “La prefectura aún no efectuó el cumplimiento (del documento) porque espera la manifestación y seguimiento de la autora (Sra. Dochie), conforme al despacho de 3 de diciembre de 2015, del Juez de Derecho de la Vara distrital de Ilhabela” dijo la prefectura del lugar en su comunicado que “espera que Dochie presente el cálculo actualizado del cumplimiento de la sentencia para el pago de la indemnización, que es de unos USD 3,000 dólares americanos (unos R$ 11895 reales brasileños)

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
HIJOS
Mientras no recibe la indemnización, cuya tramitación ya dura 6 años, Dochie depende de las donaciones de voluntarios para alimentar “sus hijos” tal como ella gusta de referirse a todos ellos. “Pido ayuda a amigos y personas que le gustan los animales. Hay meses que ellos pueden ayudarme, pero no siempre es posible. Para que ellos no se mueran de hambre, pido dinero prestado, dejo de comer o vendo lo que aún me queda. Ya vendí mi computadora, cancelé la línea de Internet y ya no me quedan casi nada de cosas en casase desahoga casi llorando mientras muestra en su pequeña casa, un espacio pequeño donde duerme en torno a algunos de sus pequeños. Entonces recuerda la última pérdida “el 23 de diciembre perdí una pequeña ya ancianita, de cáncer“.
Según ella, los veterinarios hacen consultas regulares a los perros y gatos sin cobrarle por el servicio. Para intentar mejorar la calidad de vida de los animales, Dochie piensa en abrir una ONG para pedir ración “con el CNPJ consigo precios más baratos para comprar ración y medicamentos que son carísimos“. 
La ciudad tiene una asociación de protección a los animales, llamadas Apailha, que ayudó por buen tiempo a Doña Dochie, y en ese sentido ella comenta “en Julio del año pasado ellos pararon de ayudarme. Ahora más que nunca necesito donaciones de ración, sino mis hijitos van a morir de hambre
Si ésta situación te ha tocado el corazón, por favor no dejes de acercar tu donación para los hijos de Doña Dolchie. Su teléfono es el +55 12 9-9223-7205 (luego de las 22 hs, hora de Brasil). También ella posee una cuenta en el Banco Bradesco para recibir donaciones en Agencia 1013-8 – Cuenta Corriente 10.510-4 – CPF 972.947.218-15
Si desea conocer más ejemplares y
conmovedoras historias de animales puede ingresar dando clic
 aquí

Image and video hosting by TinyPic
Ingresa tu email y recibe gratis nuestras publicaciones:

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Loading...

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Déjanos saber tu opinión

Agregue un comentario